jueves, 20 de noviembre de 2008

QUIEN TIENE EL CONTROL DEL CONOCIMIENTO, TIENE EL PODER


TELEDEMOCRACIA, CYBERDEMOCRACIA Y DEMOCRACIA ELECTRONICA
.
Jesus Jimenez Laban
.
La democracia se fortalece dando poder político a aquellos que no tienen voz. Una forma de lograrlo es a través de la educación en el uso de los medios de comunicación. En tal sentido, como apunta Zinder, las tecnologías de información pueden contribuir a una democracia mediatizada, es decir, aquella que usa conceptos como tele democracia, cyberdemocracia o democracia electrónica para dar mayor representatividad a los ciudadanos.
.
Una sociedad que no conversa, se aísla cada vez más. Por eso hay esperanza en las tecnologías. Se quiere más oportunidades de dialogo y en eso se esperanza la gente, es decir, espera información, internet y otras tecnologías. Sin embargo, mucha información terminan dando la sensación de que el poder todo lo ve, todo lo sabe. Es el mundo del panóptico donde la población se sienta observada. Obviamente, puede venir un fenómeno de tanta comunicación, de tan transparencia que nos empuje al extremo, el tocar nuestra propia privacidad.
.
Es toda una tragedia tener gobiernos que no informan a sus ciudadanos sobre los que hacen. Es una farsa tener ciudadanos que no conocen lo que hacen los gobiernos.
.
La transparencia, dar el poder al ciudadano lo que hace realmente el gobernante que eligió con su voto es tener conocimiento. “El conocimiento siempre gobernara la ignorancia y para que los ignorantes gobiernen tienen que tener el control del conocimiento”, decía James Madison.
.
Tal como están las cosas hoy en día es clarísimo el divorcio entre la sociedad y los gobiernos por falta de información, transparencia o diálogo. Es lo que decía alguna vez Hagen en el sentido que “lo que tenemos es escaso acceso a la política dentro de la estructura política”. El resultado es electores totalmente desinformados y votos equivocados en la elección de los gobernantes. Todo esto, según Steven Clift, puede revertirse porque las redes de comunicación son redes ciudadana mas informadas y la gente que tenga habilidad para manejar estas tecnologías puede hacer mucha pedagogía.
.
Las grandes masas siempre han necesitado de otras capas de la población para que se entiendan y sean representadas, dice el filósofo Edmund Burke. Ellas no son los que deciden los actos de gobierno porque no gobiernan. Siguiendo al columnista George Will “lo que pueden hacer es elegir a las personas que decidan por ellos. Ellos deciden quien decide”
.
El papel de la tecnología sobre la democracia es ahora fundamental porque puede mejorar el papel de la acción política y de los gobiernos haciendo que los negocios públicos sean más transparentes a través del uso de tecnologías con reducido costo (Rhodes) Esto significa, en buena cuenta, intercambio de datos, colaboración de redes para gestionar actividades, lograr objetivos y hacer más veloces las decisiones, es decir, el escudo de la transparencia de una democracia. Sin embargo, es un fenómeno poco estudiado por la ciencia política.
.
Una democracia basada en internet y tecnologías de información del futuro supone una interacción muy estrecha entre sector empresarial, gobierno y sociedad civil. Pareciera ser que se gesta una competencia saludable entre las redes corporativas o las redes ciudadanas que son cada más creativas. Aun no se conoce quien gana.
.
Es cierto que la empresa privada no está exenta de prestar su colaboración por un criterio de responsabilidad social corporativa. Pero es el Estado el factor determinante en brindar los beneficios sociales de acceso a la información de redes, bases de datos y computadoras tal como lo hace ahora en su función social cuando funda una escuela, crea una posta médica, tiende una línea telefónica en los andes, provee de agua potable y alcantarillado en los cinturones de pobreza o instala postes de alumbrado público en los centros poblados.
.
El gobierno electrónico es una idea moderna que llega a pocos a la administración pública local, pero todavía lejana de la gran mayoría de los ciudadanos. Faltan medios financieros, voluntad política y tecnologías de información para involucrar al sistema democrático en los cambios de cara a la tele democracia y la cyberdemocracia.