jueves, 20 de noviembre de 2008

DESPUES DE APEC, DIOS BENDIGA AL PERU

LLEGO LA HORA DE PENSAR EN GRANDE PARA DESARROLLAR MERCADO
.
Jesus Jimenez Laban
.
Debemos pensar en grande. Hemos empezado a articularnos con el mundo. El Peru es un país minero por excelencia. Se dice que ni siquiera la octava parte de sus riquezas han sido explotadas. Productor mundial de plata, cobre, zinc, el Perú quiere también inversión en infraestructura, desarrollo portuario y carreteras interoceánicas como las que unen la Amazonía con el Pacifico.
.
Tenemos firmados varios acuerdos comerciales con América y en camino varios en Europa y Asia. Tenemos un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos que nos abre las puertas –proveedores, cadenas de distribución, mayoristas y minoristas- para ingresar productos agroindustriales con valor agregado, confecciones, textiles, muebles, calzado etc. a un mercado de 300 millones de consumidores con un ingreso per cápita de 36 mil dólares.
.
Otro Tratado de Libre Comercio con China que ha logrado ventajas de desgravación y preferencia para productos peruanos. Por ejemplo, baja progresivamente la barrera arancelaria para colocar nuestras uvas, mangos y paltas en seria competencia con Chile, protege nuestras confecciones, calzado y textiles y facilita la entrada de tecnología industrial para generar valor agregado, entre otros. Y estamos en camino de otro gigantesco acuerdo comercial con la Unión Europea que abre de par en par las inversiones en energía, comunicaciones, banca etc., sin contar, por supuesto, con los acuerdos con Canadá, Chile, México, Brasil, Singapur, Corea, el acuerdo del G-4 (Australia, Chile, Singapur, Malasia, al que se sumaran Peru EUA y Brunei) y el acuerdo de protección de inversiones con Japón.
.
Estamos construyendo los rieles del desarrollo de una nueva potencia para el mediano y largo plazo. Además, debido a su humedad y capacidad de dos cosechas por año, tenemos una costa privilegiada para la agroindustria; una sierra virgen para diseminar los cultivos orgánicos y una selva para la biotecnología. No solo hay que pensar en infraestructura, puertos, transporte sino en la captación de inversiones para hacer industria generadora de valor agregado.
.
Con todo, el Peru es uno de los más inequitativos del mundo. “Un soldador de Detroit gana 70 dólares la hora mientras que su homologo en Peru gana 30 dólares todo el día”, afirma el empresario José Chlimper. El empresariado tiene que cambiar de mentalidad y afinar su responsabilidad social corporativa. Pagar bajos sueldos para aumentar la competitividad es una práctica que poco a poco debemos desterrar en este mundo de globalización. En antídoto contra eso es la generación de valor agregado, la gerencia de la diferencia, dejarnos seducir por lo original, lo autentico, lo único. Es la creatividad la que pone precio justo a nuestros productos de exportación.
.
Tenemos que emparejar al Perú. Ya estamos viendo que funciona el modelo de las exportaciones en Piura, Trujillo e Ica donde la agroindustria es la locomotora del progreso de estos pueblos. Debemos ver dentro de poco que empieza a funcionar la agricultura orgánica en la sierra. La selva tiene un enorme potencial en la reforestación, en el trabajo medioambiental de los bosques y en la biodiversidad de sus animales y plantas. Debe emparejarse el Peru para reducir la inequidad la gran culpable de que unas zonas sean más desarrolladas que otras.
.
Es imperativo conectar al Peru no sólo a través del desarrollo de puentes, carreteras, puertos y transporte multimodal para reducir costos y capitalizar oportunidades debido al enorme volumen y demanda del exterior. Hay una conexión mucho más impactante para el desarrollo del Perú que son, como alguien las llamo, las súper-carreteras de la información. Estas son equivalentes a las autopistas físicas que existen en todo el territorio por los cuales transitan computadoras, contenidos y dinero digital. Como dijo el Presidente Alan Garcia en APEC, no hay que mirar la crisis como una tragedia sino como una oportunidad de nuevas inversiones. El mundo se reacomoda en una nueva realidad. Es el imperio de la información que reemplaza el viejo esquema monetario.
.
El reloj marca la hora de pensar en volumen, en valor añadido y en conectarse en red ya no solo para capturar información. Es tan importante como aquello identificar nuevas expresiones creativas de desarrollo de software para hacer negocios electrónicos internacionales.
.
Durante su visita a Lima en el marco del Foro de Cooperación Asia Pacifico – APEC 2008, Jack Ma, visto como el padre de internet o el Bill Gates de China, dio la clave sobre cómo se ha vuelto también electrónica la forma de buscar y encontrar clientes lo cual significa que hay tres principios en los negocios del futuro. El principio de la conectividad –por el cual el usuario ingresa al mundo de las redes-; el principio de la información –por el cual los empresarios se empapan en nuevas oportunidades de negocios-; y, el principio de la productividad, que es la aplicación creativa de tecnologías de información para generar crecimiento, desarrollo y mejora de calidad de vida.
.
Se impone aquí lo que explica los milagros económicos de los últimos 100 años. El éxito empresarial del Perú se consolidará si aplicamos tres criterios simples, pero efectivos. 1.- Aprender, aprender, aprender. 2.- Comercializar lo aprendido 3.- Velocidad. Debemos ser incansables en descubrir una cosa nueva y productiva cada día, desarrollar o usar software exitoso para colocar nuestras mercancías en los mercados y velocidad de lince para ganar por puesta de mano.