sábado, 3 de noviembre de 2012

EJERCITO DE PERIODISTAS ENTRENANDOSE PARA EL COMBATE


EJERCITO DE PERIODISTAS ENTRENANDOSE PARA EL COMBATE

JESUS JIMENEZ LABAN

Ver a un periodista a las puertas del final de sus carrera en las aulas es superemocionante. Son jóvenes -hombres y mujeres entre 20 y 22 años- con sueños realizables, inteligencia creativa energías suficientes para cambiar el mundo. 

Pero no por ello desconocedores de lo que sabe un periodista veterano. Saben todo desde cómo se diseña el proyecto de un medio, cómo se gestiona, que fuentes de financiamiento hay hasta cómo edificar el medio propio. El periodista moderno se generará su propio empleo y no dependerá de nadie. 

Saben estos jóvenes que los tiempos no son como antes cuando tenían que trabajar dentro de estructuras gigantescas con antenas kilométricas. Los tiempos para ellos son y están en las redes sociales -en un mar digital de voces datos e imágenes- y son conscientes que la estrategia (qué hacer) no puede ir separada de la táctica (cómo hacerlo) ni mucho menos de la parte operativa (la acción en el campo). 

Preparados para el combate, es probable que estos jóvenes periodistas que abandonan las aulas universitarias ocupen los nuevos puestos en los años 2013, 2014, 2015. La universidad ha querido que los acompañe -son aproximadamente 500 a mi cargo- en las asignaturas de riesgos y crisis, gestión de medios y diseño de proyectos junto con la virtualidad de las redes sociales. 

¿Dónde van a entrar tantos periodistas en los medios locales y de provincias? No hay problema. Ellos están capacitados y entrenados para construir su propio destino: su propio medio, el ángulo diferente, el respeto al público y desarrollar contenido, el rey en esta enmarañada selva digital que volverá en poco tiempo -si es que no ha ocurrido ya- un medio de prensa en un poderoso aliado de la sociedad, al servicio de ella y nada más que ella. Dios los bendiga.