jueves, 1 de abril de 2010

TRATO JUSTO Y HUMANO PARA INDOCUMENTADOS



TRATO JUSTO Y HUMANO PARA INDOCUMENTADOS
.
Jesus jimenez laban
.
Después de Dios es la familia. El ver a un hijo por última vez, el abrazar a un padre para luego no verlo más o salir contento al trabajo y no poder regresar nunca más a casa. En Estados Unidos las redadas diarias y las deportaciones dolorosas de personas sin papeles han convertido a la reunificación familiar en un asunto de máxima prioridad para 12 millones de inmigrantes ilegales. La gran esperanza es que se apruebe en el Congreso de Estados Unidos una ley de reforma migratoria.
.
¿Puede mantenerse la unidad de las familias, parar las deportaciones y dejar en suspenso las redadas haciendo que los inmigrantes ilegales alcancen un status legal? Esta son las preguntas que insistentemente golpean las conciencias de millones. Con esto en mente, decenas de miles de activistas se reunieron hace poco en el National Mall de Washington. Sobre este importante problema el Presidente de Estados Unidos Barack Obama se ha comprometido a “hacer todo lo que esté a mi alcance para forjar un consenso bipartidista”.
.
Hay quienes señalan que no solo es la voluntad bipartidista. También juega el capital político que tiene ahora Obama después de librar como un guerrero la batalla de la reforma sanitaria, cuyas huestes podrían están fatigadas para librar un nuevo combate cercano en el tiempo. Pero puede haber un factor estratégico oculto –el cálculo político- porque nadie puede negar que la reforma sanitaria –que ganó votos condicionados a atender pronto la reforma migratoria- fortalece el capital político de Obama. Hay quienes creen que aprobar una reforma migratoria le allanaría el camino a la reelección presidencial, cosa que a los oídos de los republicanos no suena a música celestial.
.
Además, hay elecciones legislativas en noviembre. Hasta el momento nadie ha tomado como bandera las migraciones. Y es que en el horizonte destacan otros problemas también urgentes como la reforma financiera y la creación de nuevos empleos en una economía que abandona la recesión. Sea como fuere, todo empieza por el Senado donde hay también otras prioridades.
Por supuesto, no está en discusión la urgencia y la importancia de una reforma migratoria en Estados Unidos. A este respecto, hay dos iniciativas.
.
De un lado, la senadora republicana Lindsay Graham junto con el senador demócrata Charles Shumer, defienden su postura. Está bien vista su intención de legalizar a los indocumentados, pero se les critica por criminalizar la migración puesto que se pone la condición de que los indocumentados declaren haber violado la ley. Exige además pagar impuestos retroactivos –cancelación de deuda tributaria atrasada por todo el tiempo que fue ilegal la persona-; aprender inglés, realizar trabajo comunitario y poner a los indocumentados al final de la cola de residencias.
.
De otro, en una segunda iniciativa, la que no criminaliza las migraciones, es el proyecto del senador demócrata Luis Gutiérrez, pero pocos comentan esta idea. Claro, Gutiérrez no propone una amnistía sino legalizar a todos por medio de un permiso de trabajo con vigencia a seis años. Hay cuatro requisitos en esta propuesta. 1.- Tener empleo 2.- Pagar impuestos 3.-Tomar clases de inglés. Sin embargo, incomoda y vuelve suspicaces a muchos el cuarto (4.-) punto que pide el regreso del indocumentado a su país para que reingrese a Estados Unidos (touchback)
.
En medio de estas iniciativas, existen también proyectos ya redactados que están trabados como el Dream Act para legalización de estudiantes migrantes y el AgJobs para reformar el sector de trabajadores migrantes en la agricultura.
.
El sistema de migraciones está agrietado y colapsado. Nadie discute en la conveniencia de cambios urgentes y profundos. En esencia, lo que las autoridades buscan, a juzgar por sus recientes declaraciones, son cuatro cosas resumidas de la siguiente manera.
.
1.- Ante un mayor flujo migratorio ilegal, fortalecer la seguridad fronteriza, lo cual significa más presupuesto para personal y patrullaje. Se quiere proteger la vida, la salud y la seguridad de la gente con una política de tolerancia 0 a la entrada de pandilleros, contrabandistas, terroristas, narcotraficantes.-2.- Legalizar a indocumentados con confesión previa de que han violado la ley, como lo acabamos de explicar. 3.- Implementar tarjetas de seguridad social biométrica que vienen a ser complementarias del programa federal E-verify, que como su nombra lo indica, verifica la situación legal de quienes buscan empleo y descarta a los indocumentados. 4.- Establecer un sistema de trabajadores temporales.
.
Todo depende de estas elecciones legislativas, sobre todo si el tema migratorio se convierte en un tópico de intenso debate. Sin embargo, para ser realista, no nos hagamos ilusiones. Los analistas más serios creen que después del desgaste de la reforma de salud las posibilidades de aprobar la reforma migratoria van de mínimas a inexistentes, salvo un milagro. Quedan aun los muy optimistas que se resisten a desahuciar esta iniciativa de ley. Habrá que ver