sábado, 3 de abril de 2010

CANON MEJORA PERO SIGUE DESEMPLEO



MEJORAN EL CANON PERO GENTE PIDE A GRITOS EMPLEO
Jesus Jimenez Laban

Maria Condori (78) es una campesina de origen aymara que radica en la ciudad de Moquegua, ubicada a 1200 msnm, al sur del Peru. Condori, que usa traje típico que exhibe en la Plaza de Armas, pide más agua para sus tierras y para generar más empleo en su familia.
.
En un recorrido por el sur, en plena plaza de armas –poblada por arequipeños, tacneños, moqueguanos y puneños- pude ver una pileta diseñada nada menos que por Gustavo Eiffel, el mismo de la torre de Paris – Francia; un convento con riquísimos tesoros coloniales y virreinales y una reliquia de la Santa Fortunata, la única santa en el mundo que se conserva en carne y hueso en una urna de la catedral de Moquegua.
.
Aunque rodeada de riqueza de oro, molibdeno y cobre, Moquegua aun no ha solucionado el problema del agua tanto para la despensa interna como para la agroindustria de exportación. Y es que el proyecto Pasto Verde, que incorpora 5 mil ha a la agricultura, se ha demorado 30 años para construir los canales de irrigación a fin de irrigar la extensas y ricas tierras moqueguanas.
Como se recordará, la represa de Pasto Grande se vio como una solución al problema del agua. El Estado convocó a una licitación para irrigar las 5000 ha tierras con las aguas del rio Tambo. Por razones políticas la irrigación se trabó por un largo tiempo durante el cual las aguas del dique fueron a parar al Océano Pacifico sin tener uso productivo.
.
Dentro de este contexto, Arequipa, origen del rio Tambo, reclamó su derecho a hacer uso de agua todo el año, pero la obra hidráulica solo lo permitía durante los meses de octubre, noviembre y diciembre. Al no haber acuerdo, este asunto causó enfrentamientos entre dos regiones hermanas que se complementan, económica, alimentaria y geográficamente.
.
Paradójicamente, una región con dinero atesorado por el canon minero no tiene proyectos que ejecutar ni agua con que irrigar sus tierras. Detrás de esta enorme riqueza minera que se traduce en una canon mejorado -120 millones a 400 millones, una enorme masa ictiológica y ricas y vigorosas tierra para la agricultura, se esconde la pobreza creada por sueldos bajos -1000 en promedio en la ciudad vs 5000 – 2500 en la mina, escasez de empleo que invade la plaza de armas, poblada ahora por ambulantes, mano de obra artesanal, comercial, industrial y de construcción civil.
.
Con excepción del bienestar que se muestra en las inmediaciones de los centros mineros -3 Maria, Cuajone- la gente pide un reordenamiento de la administración regional y municipal para que la ejecución de proyectos que generen empleo con los recursos del canon. Sin embargo,. Las tres provincias de Moquegua y sus 20 distritos, no tiene cuadros técnicos difíciles de traer de la capital y de formar en las Universidades por falta de experiencia y conocimiento.
.
Vemos, pues, que pese a la mejora del canon, -400 millones y que debería estar en 700- Moquegua sigue pidiendo empleo a gritos.
.
¿Qué es lo que pasa? ¿Cómo es que sube el canon y no hay mejora en el bienestar de la población? Moquegua navega en cantidades de billetes, pero no tiene proyectos que ejecutar ni gente preparada para hacerlos caminar- .Se requiere aquí una reforma profunda. Más vale prevenir que lamentar.