domingo, 10 de agosto de 2008

MINIMIZANDO RIESGOS

¿COMO FINANCIAR UNA OPERACIÓN DE COMERCIO EXTERIOR?
.
Jesus Jimenez Labán
.
Una persona tiene clientes en el extranjero, pero le falta dinero para cubrir el volumen. Un importador necesita de buen capital para comprar un lote de vehículos que se le ofrece por la mitad de precio de mercado. Es posible que el importador tenga interés en la mercadería del exportador bajo la condición que pague transporte, derechos de aduana, pague todo.
.
Es altamente probable que con los acuerdos comerciales se exporte software original desarrollado en el Perú. No hay que perder de vista la exportación de servicios. Se puede exportar software vía internet teniendo como respaldo la licencia oficial. Esto es importante toda vez que los pagos mayores no son por productos sino por servicios en mercados como los de Estados Unidos y la Unión Europea.
.
En todos estos casos, el tema de fondo es el financiamiento definido como los recursos monetarios para cubrir las necesidades del comercio exterior.
.
Una forma eficaz de pedir financiamiento es a través del banco cuyas tasas de interés dependerán en gran parte del grado de riesgo de la operación de exportación. A más riesgo, mayor será el costo del dinero. Ir a un banco con este propósito es, por lo general, apalancarse con un porcentaje del banco y tener como contrapartida otro porcentaje del propio bolsillo del usuario del crédito.
.
Ahora bien, hay financiamiento pre-embarque para cubrir necesidades tales como capital de trabajo, mano de obra, costos etc. Hay también financiamiento post embarque para cubrir necesidades tales cobranza adelantada, fletes, mano de obra, capital de trabajo etc. Fuera de Cofide, existen en el Perú pólizas con respaldo del Ministerio de Economía y Finanzas Secrex para garantizar el 50% de la operación de pre-embarque, así como pólizas de Fogapi, que brindan garantías, especialmente en pequeñas y medianas empresas, en las cuales COFIDE no interviene.
.
Por supuesto, hay bancos intermediarios tales como los multinacionales y del Eximbank con fuentes de fondos mucho más amplias.
.
Teniendo estas bases financieras como background, por decirlo así, debemos tener en cuenta que una Carta de Crédito, lo más seguro en comercio exterior, es un documento que garantiza la entrega por el exportador de las mercancía a su destinatario, el importador. Del mismo modo, garantiza que el exportador asegure su capital cobrando el dinero del importador cuando se haya producido la entrega de la mercadería.
.
Hay por supuesto otros medios de pago, tales como el pago directo, el pago diferido, el pago adelantado. La práctica comercial contempla el pagaré, la transferencia bancaria, pago con cheque etc. Sin embargo, todas estas modalidades quedan atrás frente a la seguridad que ofrece una carta de crédito, documento por excelencia porque ayuda a minimizar riesgos. Es irrevocable, domestica, internacional a la vista (cuando se revisan documentos), diferida, avisada, confirmada, contra entrega, transferible. Con una carta de crédito, el Banco paga sí o sí, aunque el importador quiebre, desaparezca del mercado o haga fraude.
.
Con un prestamos director puede usar el pagare, ejecutar un embargo, pero ¿qué pasa si el demandado alega que lo que se embarga es una herramienta de trabajo?
.
Para estos efectos, se hace uso de dos bancos –el del importador y el del exportador- pero hay algunos detalles a tener en cuenta. Es el importador el que abre una carta de crédito a favor del exportador, siendo su banco el que avisa al exportador a través de su banco corresponsal. Dicho de otro modo, el exportador vende, pide al importador le abra en su favor una carta de crédito, el banco de este la emite y la comunica a al banco con que trabaja el exportador. El importador es que el corre con los gastos de la operación de exportación, vale decir, transporte, flete, aranceles, trámite aduanero etc.
.
En cambio, el exportador deberá pagarla al banco las tarifas que tiene fijadas por servicio de aviso de confirmación, revisión de documento y courrier que está en un promedio de 70 dólares. En promedio, lo que se cobra es el 0.5% del monto de la operación- Además, vale recordar que el banco tarifa por trimestres, de manera que los costos de una carta de crédito –para una operación mínima 350 dólares por servicio- son calculados a 90 días, así el exportador haya acordado solo por 30 días.
.
Comentario aparte, muchos brokers se ganan la vida de este modo, cobrando 15 mil dólares por cada operación, a pesar de tener una oficina de 20 metros, 2 secretarias. Hacen, en promedio, tres operaciones por mes.
.
Ahora bien, hay riesgos que tienen los exportadores cuando venden a importadores en mercados no seguros, tales como Ucrania Rusia y China, países en los cuales la supervisión de las importaciones-exportaciones no es completa o prima aun el favoritismo político ideológico. Por eso es bueno saber previamente con quien se trata. Para ello existen usuarios corresponsales que dan referencia de las empresas (existen, no existen) con tal de minimizar riesgos, tales como Cofase, D&B, Infofax. Últimamente Venezuela se ha convertido en un mercado de riesgo después de la decisión de sus autoridades de estatizar o nacionalizar el Banco Santander.
.
Por lo general, los exportadores que envían sus mercaderías se cubren bajo las clausulas del convenio ALADI que regulan las operaciones de comercio exterior a través de los bancos centrales, en tanto que los importadores lo hacen con la licencia de importación Cavidi. Ahí siempre habrá de dónde cobrar por cuanto Perú debe a Venezuela por importación de petróleo.
.

Un exportador puede tener minucioso cuidado en la calidad del producto, la cantidad, precio y volumen adecuados, la documentación aduanero, el contrato de compra venta internacional –según Incoterms-, pero puede quedar retenida en aduana la mercancía por no tener una certificación adecuada que garantiza la calidad del producto al consumidor. Es importante, por ello, estar actualizado no solo con las certificaciones sanitarias (importación-exportación) sino con las certificaciones laborales y de trato de justo.
.

Contrario sensu un importador puede tener minucioso cuidado de presentar al banco carta de crédito, hacer el depósito dinerario cumplir con los documentos que pide el país exportador, pero puede tener una decepción cuando encuentra deteriorado el producto o falla la calidad o el diseño. Por eso es que se acostumbra pedir un certificado de calidad del país de procedencia para que el importador no pierda su capital de trabajo.