jueves, 31 de julio de 2008

TOLERANCIA, LO QUE PENETRA LA DEMOCRACIA EN TIEMPOS DE CRISIS


HACER LO QUE CONVIENE AL PAIS
.
Jesús Jiménez Labán
.
Existe una creciente inquietud por la atomización de los grupos parlamentarios y con ello el debilitamiento de los partidos políticos.
.
El nuevo Presidente del Congreso Javier Velásquez Quesquén cree que la fragmentación de los partidos es ajena a la elección de la nueva Mesa Directiva y repite que no es cierto que su triunfo en la elección como Presidente tenga que ver con la destrucción de los partidos políticos. A su turno, Víctor Andrés García Belaúnde, su ex contendor, no esconde su asombro sobre lo que está pasando. Cree que no se va a poder legislar fácilmente y que el Congreso pasaría a un simple espectador mientras el Ejecutivo seguirá aprobando más decretos legislativos.
.
El panorama se ve ahora despejado, pero nubarrones pueden empañar el horizonte. Se vienen temas fuertes como la distribución de utilidades mineras, la ley de trabajo, cambios en la política monetaria –más allá encaje, tasa y crédito de consumo-, nuevas iniciativas con que afinar los programas sociales y eventuales reclamos de regiones y alcaldías para no mencionar el paquete de decretos legislativos que forman el tejido jurídico del Acuerdo de Promoción Comercial entre Perú y Estados Unidos.
.
Tras la elección, juramentación e instalación de la nueva Mesa Directiva, siguió la distribución proporcional entre bancadas de las reducidas comisiones ordinarias que homologan sus prioridades de acuerdo a la problemática de los ministerios y de investigación en las que estudia, investigan y dictaminan casos que pueden o no terminar en el Ministerio Público y el Poder Judicial.
.
Suena fuerte pero lo cierto es que en el Congreso de la República la oposición no existe. Los que quedan son minorías muy débiles, los “tránsfugas” tienen votos cautivos y los disidentes que han formado su propio grupo parlamentario querían simplemente vivir. Solos eran islas que nadie veía, en grupo pueden tener una comisión del Congreso y, según la circunstancia ser eventualmente peso que incline la balanza en votaciones cruciales de la agenda parlamentaria.
.
Si hubiera un líder con capacidad de nuclear a estos grupos, muy otra sería la situación. Son grupos sin caciques y con poca perspectiva para hacer oposición constructiva. Por eso, para muchos es el oficialismo el que “pesca a rio revuelto”, en tanto pueda mantener la alianza con el fujimorismo y generar convicción en el resto de pequeños grupos divididos o atomizados. Llueven las suspicacias de que después de la alianza se habría festejado el cumpleaños del ex presidente Alberto Fujimori con el grupo musical “Los Iracundos”.
.
Hay quienes sostienen que -si el cálculo político no les falla- este sería un escenario muy parecido al que vivió Fujimori antes de tomar la decisión de disolver el Congreso. ¿Puede acaso pensar en lo mismo el Presidente Alan García si teniendo que aprobar importantes leyes para que el país camine, no lo dejan trabajar? Aunque en otros países como Francia, Reino Unido, Italia, Rusia se ha hecho, no sería lo ideal por la inmadurez de la política peruana y la frágil memoria del elector peruano, pero un cierre del Congreso tendría sus bemoles.
.
La geografía partidaria cambiaría de raíz, vale decir, la proporción de las bancadas sería totalmente diferente con un saldo muy negativo para las minorías, aunque con cierto aire para el Apra, que por los esfuerzos de inclusión social tendría arraigo popular. No menor sería la suerte del fujimorismo que en base a los sondeos de opinión a favor de Fujimori –encuestas de Universidad Católica y Universidad de Lima- alcanzaría una tajada muy grande de la torta parlamentaria.
.
De manera que la situación no es para reír. Y las cosas se complican aun más después de que sus líderes aceptaron rajaduras en el edificio partidario de Unidad Nacional, Solidaridad, UPP, Alianza Parlamentaria etc. Siempre he leído que –y estoy convencido de ello- los partidos políticos son la columna vertebral de la democracia. Un gobierno –siguiendo a los tratadistas- que no tenga al frente una oposición libre será forzosamente un régimen dictatorial. Ayer en Roma, desde el Foro los ciudadanos podían elegir a sus magistrados, cónsules, tribunos y votar las leyes.
.
Desde su reducto los patricios ejercieron poder a través del Senado. La unión de unos y otros hizo grande a Roma, ésta decae cuando las virtudes republicanas se extinguieron.
.
El Congreso debe blindarse con transparencia y dejar el control político al ejercicio auténtico de la oposición. Aunque se equivoque y hagan bulla, la oposición sirve al país, el gobierno puede con sus críticas prevenir o corregir sus errores. De ahí que en el reparto de comisiones no esté lo importante. Lo relevante es hacer lo que dijo Sócrates en su tratado “Política” Dos cosas deben tener siempre presentes: lo que es posible y lo que conviene. Las dos deben guiar a todo hombre en sus propósitos"
.
Quisiera dejar al renombrado y extinto constitucionalista Raúl Ferrero Rebagliati un comentario de mediados de los años 50 a este pensamiento aristotélico. “Anhelar lo que conviene, perdiendo de vista lo que es posible, aleja a un partido del éxito político. Pero, igualmente, perseguir únicamente lo que es posible, sacrificando lo que conviene al país es caer en el oportunismo y negar la razón de ser del partido, ya que se acaba subordinando los principios al interés”.