viernes, 12 de diciembre de 2014

EL SENADO

EL SENADO 


JESUS JIMENEZ, presidente de CENTRUM LABAN, la nueva frontera en inversiones, negocios e información 

Realmente es sorprendente cómo ha quedado el nuevo mapa político en Estados Unidos de América luego de conocerse que el gobierno del presidente Barack Obama perdió el control total del Congreso y que pasó a manos de los republicanos. 

En esta consulta se han renovado los 435 escaños de la Cámara de Representantes, 36 de las 100 bancas del Senado, 36 de 50 gobernadores y una parte de los legisladores locales. 

Lo que ha pasado es que en las elecciones legislativas del miércoles de 4 de Noviembre han vuelto los republicanos al control de la Cámara Alta, perdida en 2006. Ya en el 2012 perdió el control de la Cámara de Representantes. Esta vez la oposición logró imponerse en Colorado, Montana, Virginia Occidental y Dakota del Sur. También sufrieron derrota en Illinois, la tierra de Obama, y en Arkansas, donde se forjó la carrera de Hillary y Bill Clinton.

En efecto, el retorno al poder total de los Republicanos en el Capitolio es algo que no se veía, con tanta contundencia, desde el presidente Harry Truman para algunos o desde Einsenhower para otros. 

El presidente ha reaccionado de manera mediática. Es un mandatario sincero y no oculta sus sentimientos. Con el lenguaje corporal de quien pasa un mal momento, como se ve en la foto, el presidente apareció en conferencia de prensa luego de que lo hiciera el republicano Mitch McConnell, quien se convertirá en el líder partidario de la Cámara de Senadores y uno de los hombres más poderosos de Washington. 

¿Qué mensaje le da todo esto al presidente Obama? 

Este resultado es para algunos observadores un llamado de atención a atender a los asuntos internos. Daría a entender también que quisiera un presidente más cercano y efectivo respecto a tema urgentes como, por ejemplo, la epidemia del Ebola en el que la población se siente indefensa. Si bien parece un llamado a un cambio de dirección, es una señal de la ciudadanía a que ponga más atención a los asuntos domésticos, según varias opiniones. 

Pero Obama ha dicho que es necesario que el Congreso autorice la fuerza militar para continuar combatiendo al grupo terrorista Estado Islámico. Ya en septiembre había dicho que no necesitaba alguna autorización del Parlamento. 

Otros, en cambio, creen que aquí el problema no es la economía ni la crisis ni la epidemia. Es la administración misma. 

Aunque en un inicio, el presidente estadounidense ha dicho que no debe llamar la atención este resultado porque los escaños que han aumentado la cuota de poder a la oposición en el Congreso son espacios que tradicionalmente ha retenido la fuerza republicana, al final Obama ha dicho claramente esto: “A todos lo que han votado, los he oído. Y a los casi dos tercios de estadounidenses que decidieron no votar, también los he escuchado". 

Vale recordar que ha sido un error repetir las estrategias mediáticas del triunfo electoral por la reelección presidencial, dicen analistas. Además de la alta inversión, estaba cantado que los republicanos no querían meter la pata otra vez, según fuentes al tanto. Siguiendo varias opiniones, la consigna era: Es Obama, Obama y Obama y así golpearon en los medios, algo que debe investigarse con más detenimiento. La estrategia de la oposición aun no ha sido del todo descrita. Sea como fuere, los resultados están ahora a la vista. 

El presidente de Estados Unidos ha perdido las dos cámaras. No sería el hecho de mucha relevancia si estuviera dejando el cargo, pero le falta aun dos años de gobierno en un momento en que la desaprobación ciudadana trepa a 40 por ciento. 

Sea como fuere, el hecho concreto es que el presidente Obama tenía como objetivo político número 1 mantener el poder de los demócratas en el Senado, cosa que no ha sucedido. La oposición ve ahora las cosas -por ejemplo la reforma de salud- de manera más envalentonada y lo que se ve venir es un proceso de negociación para que no se paralice otra vez la administración gubernamental, dicen algunos análisis emitidos por la prensa estadounidense tan luego se conocieron los resultados. 

Me pregunto sólo una cosa con más insistencia entre varias: ¿qué va a hacer el presidente Obama frente a este resultado? Y la primera pregunta me lleva a la otra ¿Cómo va a franquear las vallas de la oposición? Y esta pregunta, me lleva a una tercera. ¿Qué piensa hacer el presidente si la oposición le empieza a desmontar las medidas que ha implementado a lo largo de los últimos seis años de gobierno, tanto en su primera Administración como en lo que va de su gobierno? 

No es fácil lo que viene. Quizás, como dicen, es cuestión de reflexionar. El presidente Obama ha dicho: Todo el mundo en la Casa Blanca va a parar y pensar ¿qué tenemos que hacer de manera diferente? Esperar qué cosas diferentes hay que hacer respecto del pasado. 

Se me ocurre que lo primero que hará -si no lo está haciendo ya- es repasar la historia sobre cómo Truman y Einsenhower salieron de sus derrotas. El mayor temor es el "gridlock" el bloqueo del Congreso a las medidas del Ejecutivo. 

Si el Congreso no lo deja trabajar, no le queda otra arma al presidente que hacer uso de sus poderes de decreto respecto de la inmigración antes de fines de 2014 y haría uso del veto al señalar que hay normas que "no puede firmar" para dar fuerza de ley. 

El presidente Barack Obama es un hombre inteligente. No está inoperativo, pero le faltará oxígeno para hacer gobierno. Pide trabajar juntos. Es probable que haya desacuerdos pero pide trabajar juntos para mantener Estados Unidos en pie. Pero a juzgar por los hechos Obama se resiste y se resistirá a cambiar el curso después de los resultados. 

No tiene intención de ceder. Y no lo hará a juzgar por esta frase que destaca "I still believe in what I said when I was first elected six years ago last night": 

Sin duda, desde lejos se ven mejor los toros. Este resultado significa un terremoto político para los demócratas, pero también demasiado reto para los republicanos que no están en el poder. 

¿Qué holgura van a tener los republicanos con esta aplastante victoria? Muchos creen que sería una victoria pírrica debido a que hay varios factores en contra, uno de ellos el voto latino por la lentitud en la aprobación de la reforma migratoria. 

Por las primeras reacciones, el presidente espera ver cómo actúa el Congreso sobre el proyecto de ley Reforma Migratoria Integral (CIR, por sus siglas en inglés). Basta ver de dónde viene mayoritariamente el voto de protesta: madres solteras, indocumentados, desempleados y gente que tiene tradiciones muy conservadoras. 

De manera, pues, que resultado de esta elecciones en Estados Unidos seguirá planteando la pregunta: ¿cómo trabajar en los puntos que unen a demócratas y republicanos? O, ¿cómo trabajar con o sin el Congreso? Será muy ilustrativo conocer las nuevas medidas, los movimientos, tácticas y estrategias del presidente Barack Obama. 

Un total de 206 millones de estadounidenses conformaron el electorado de estas legislativas, según los últimos datos de la Oficina del Censo, de los cuales sólo 145 millones estuvieron registrados para votar. 

Con information de Washington Post, New York Times, The Economist, Time, Associated Press, Reuters, Efe, Associated Press.