martes, 19 de junio de 2012

MOMENTO CLAVE PARA EL PERU: LLEGO LA HORA DE SENTARSE, CONVERSAR Y DEFINIR CON INTELIGENCIA LA MEJOR SALIDA A LA CRISIS CONGA


MOMENTO CLAVE PARA EL PERU: LLEGO LA HORA DE SENTARSE, CONVERSAR Y DEFINIR CON INTELIGENCIA LA MEJOR SALIDA A LA CRISIS CONGA

JESUS JIMENEZ LABAN

Por fin se van a sentar en la misma mesa. Autoridades del gobierno central y autoridades del gobierno regional. El tema es definir ¿va o no va Conga?

Hasta última hora la dirigencia, que ha convocado a un paro que lleva 20 días y desatado un conflicto social de 9 meses, ha insistido en suspender el proyecto interrumpido desde noviembre de 2011, según fuentes al tanto.

No ha sido mal vista la predisposición al diálogo por Gregorio Santos, presidente regional de Cajarmarca, aunque todavía hay algunos dirigentes que se niegan a sentarse en la mesa. Aquí se espera un par de cosas: de un lado como solucionar los reclamos ambientales de los protestantes; y de otro, la decisión de Yanacocha de continuar adelante en la reanudación de sus actividades, según un despacho de EFE: 

El comite de crisis que se ha constituido para estos efectos, habrá levantado información sobre el impacto del proyecto minero en las cuatro lagunas en cabecera de cuenca (drenaje de dos de ellas para extracción de minerales y uso de las restantes para almacenamiento de relaves). 

Como es de suponer no estará ausente el riesgo ambiental que supone para los pobladores como tampoco el estudio de impacto medioambiental elaborado por expertos internacionales en la tormenta de ideas hacia una solución entre las partes.

Quizás, si hay la persuasión suficiente, jueguen mucho las tres cartas bajo la manga del gobierno: la creación de un fondo social, la generación de 10.000 puestos de trabajo y multiplicar por cuatro las reservas de agua, una de las preocupaciones de los pobladores. 

¿Qué otro proceso, que no se ajeno a un plan de crisis, se puede tomar? No parece existir, pero será importante la voluntad de las partes para llegar a acuerdos serios, realizables y cumplibles. 

Basta sólo recordar que el Perú vive de la venta de sus minerales. Un 60 por ciento de lo que ingresa por exportaciones viene de ahí. Si a la caída de los precios de los minerales el mundo -que ya nos pasó la factura con el déficit comercial, le sumamos un conflicto minero en un megaproyecto, no hace falta mayor imaginación para ver el futuro. 

Hora crucial para el Perú