miércoles, 2 de julio de 2008

EL CONTROL DEL FUTURO

NO DIGA SÍ A TODO, APRENDA A DECIR ¡BASTA!
.
Jesús Jiménez Labán
.
Cierto día, Bill Gates, el fundador de Microsoft, dio algunos consejos a los alumnos de la Universidad de Yale que asistían a su conferencia: "no te separes de los que más saben en tu salón de clases, uno de ellos te puede después dar trabajo". "No te quejes de tus padres porque ellos son como son porque pagan tus cuentas, te lavan la ropa y soportan tu mala onda". "La vida es trabajar sin descanso a diferencia del colegio o la universidad donde existen los semestres académicos". "En el aula otros te dan oportunidades para que resuelvas la prueba, en la vida eres tú solo el que resuelve el problema".
.
Gates, con una fortuna estimada en US $ 90 mil millones, se dedicará junto a su Fundación a hacer obras de caridad a favor de la gente que menos tiene. “El Rey del Software” se retira de Microsoft tras una estela de éxitos en el universo de la informática, dejando una marca imborrable para sus seguidores. Gates deja el negocio en un momento en que el desarrollo de software se orienta a dar seguridad a la comunicación por internet. Vale recordar que el comercio on line esta encriptado, lo mismo que los correos electrónicos. Pero la comunicación VoIP no lo está; por lo tanto, es “chuponeable”, según fuentes familiarizadas con la situación.
.
Pero, ¿qué pasa cuando un empresario decide un alejamiento y encarga a su gente que continúe su obra creadora? La realidad es que hay una larga tradición de empresas que desaparecen por falta de liderazgo, tenacidad y confianza en las propias ideas.
.
En este caso concreto, serán sus empleados los que continúen su obra. Sería un gran error si los nuevos cuadros continuaran con sus mismas ideas, las de Gates, porque la dinámica del mercado vuelve rápidamente obsoletos los mejores inventos, especialmente en aplicación de programas que tienden a desaparecer, videojuegos, uso de internet, búsqueda de datos, programas operativos, publicidad etc. Si bien existe actualmente un boom, la tendencia es que en el futuro desaparezcan progresivamente los programas informáticos porque la gente podrá acceder a internet solo con un navegador, según recientes reportes de la ciencia y la tecnología.
.
De manera que en una empresa siempre se necesitará a un "campeón de proyecto", es decir, el hombre fuerte que empuja a los demás a creer en su visión o en su sueño. Sin embargo, hay que aprender a decir "¡basta!" cuando uno ve que el proyecto generará pérdidas en lugar de utilidades. Isabelle Royer, autor del estudio "Por qué es tan difícil matar un mal proyecto", cree que es bueno armar equipos con ideas distintas y contrapuestas, de tal manera que en la toma de decisiones se asegure un equilibrio en el destino de la empresa.
.
Conexión información y producción
.
Vale recordar que una empresa que no conversa, está enferma. Depende mucho del contrapunto, de las personas que no dicen "sí a todo" para ayudar a la empresa a corregir sus propios errores, asegurar una versión nueva y mejorada en un mercado que sobrepasa sus expectativas. Seguir el mismo camino sería ir a hacer más de lo mismo y eso no quiere el mercado, no lo necesita tampoco la gente y no creo -me atrevería a decirlo- que sea el interés de Bill Gates o de cualquier otro hombre de negocios en la misma situación.
.
Me imagino que los sucesores de este empresario buscarán entrar al terreno de las indagaciones –un espacio donde clientes y empleados opinen y sugieran nuevas ideas- pero lo que se requiere es, en esencia, una combinación de talento entre técnicos, ingenieros y especialistas para sacar una idea que mueva al mundo como ayer lo hizo Gates con la programación, ideas que hicieron productivas a las personas y con ello nació una maquinaria de hacer dinero que superó a la máquina, el hardware.
.
Inspirado en estas ideas, imagino yo que habrán pensado o lo están haciendo en crear un nuevo maremoto de la tecnología, pero siempre dejándose llevar por estos tres conceptos: Romper con el pasado, aprender a co-crear, escuchar la opinión de todos. En definitiva, presentar servicios que permitan al usuario conexión, información y producción (lo conecto, lo informo, lo capacito y lo hago productivo y emprendedor).
.
Esto quiere decir, dejarse auxiliar por las nuevas ideas del equipo, las sugerencias de los usuarios y la tecnología para ser eficiente en el servicio, ser útil a la sociedad y tener el control del futuro.
.
Consultor en Desarrollo Estratégico y Presidente de la Asociación Civil CENTRUM LABAN