viernes, 26 de octubre de 2012

LA PARADA: LA LEY Y EL ORDEN EN PRIMERA FILA


LA PARADA: LA LEY Y EL ORDEN EN PRIMERA FILA

JESUS JIMENEZ LABAN

Lima, 25, OCT; 2012.- Es lamentable la muerte del comerciante Kenyi Castro Velita, de 32 años, en medio de la violencia vandálica desatada por los comerciantes mayoristas de La Parada que se resisten a cambiar de lugar. Llegó muy grave al hospital Dos de Mayo y murió al ser intervenido, según reportes.

Es también penoso lo que el público ha visto de lo que es capaz un turba ante Percy Huamanacaja Meza (por confirmar)un policía indefenso y emboscado al caer de su cabalgadura para luego ser golpeado con palos y piedras por los vándalos ya identificados por video. De no haber sido por los disparos al aire de sus compañeros de armas, habría ocurrido lo peor. Se encuentra ahora grave en el hospital de Policía.

Pero por la salud de la población y el imperio de la ley, no cabría otra cosa que se trasladen hacia Santa Anita.

Hay una ordenanza expedida y una justificación lógica (inseguridad y salud) como argumentos de fuerza para que los comerciantes pasen a un local del distrito limeño de Santa Anita donde podrán ser registrados junto con sus mercadería que viene de la sierra centro del país. 

Es un mercado mayorista. Tiene que estar donde debe estar en reales condiciones de higiene y alejado de delincuentes.

Aunque se habla de tarifas altas, los minoristas seguirán concurriendo al nuevo centro mayorista si encuentran productos baratos.

El bloqueo del perímetro con bloque de concreto se ha iniciado, hay cinco mil policías en alerta dentro del área y medio centenar de civiles heridos en el Hospital 2 de Mayo y 66 agentes heridos en hospital de Policia. 

El balance de los daños materiales y de coordinación policia-municipio, la individualización de las responsablidades (cierre posibles saqueos), ¿quién ofreció dinero a los matones? y la fijación de la penas (10 años) seguramente vendrán después. Pero la ley tiene que cumplirse. Tiene que restablecerse el orden. No hay nada más que hablar.