martes, 3 de julio de 2012

¡ALTO! YA NO SE PUEDE CEDER MAS...EL ESTADO DE DERECHO ES TAMBIEN IMPERIO DE LA LEY


¡ALTO! YA NO SE PUEDE CEDER MAS...EL ESTADO DE DERECHO ES TAMBIEN IMPERIO DE LA LEY

JESUS JIMENEZ LABAN

El lamentable saldo de 3 muertos y 21 heridos en la Region Cajamarca no debe quedar impune. Sea cual fuera la circunstancia, lo que debe primar es la paz y la seguridad. 

Nadie, aun con protestas justificadas o no por un proyecto minero, tiene derecho a crear condiciones para acabar con la vida, destruir la propiedad pública y enfrentar a balazos a la autoridad.

Los reportes llegados a Lima dicen que los muertos y heridos son de la provincias de Celendin. Aunque se requiere más información se habla de una turba de dos mil personas contra policias y soldados, según dichos reportes .

Algunos hablan que la población se habría levantado contra el Alcalde despues que éste declarara sus discrepancias abiertas contra el presidente regional de Cajarmarca, Gregorio Santos. 

Aun así, si esto fuera cierto, nada justifica la muerte de personas con saldo de decenas de heridos, entre ellos policías. 

Quienes estén detras de estas lamentables pérdidas humanas están descalificados como políticos. Y lo peor que puede éstos hacer es echarle la culpa al gobierno de este desenlace fatal. 

Si bien es cierto que el gobierno ha declarado tres veces el estado de emergencia -dos veces en Cajamarca y una en Espinar- para evitar enfrentamientos entre las fuerzas del orden y los pobladores, la autoridad no debe rendirse en su esfuerzo constitucional de hacer prevalecer el principio de autoridad -que no es lo mismo que autoritarismo, para evitar nuevos desmanes.

Incendiar una caseta, atacar con armas de fuego a policías, violentar las instalaciones del Ministerio Público e intentar incendiar un local municipal, ya no puede ser tomada como una protesta sino como un desafío al sistema. 

Que me disculpen los que no están de acuerdo, pero creo que es momento de iniciar la detención preventiva de los dirigentes, investigar los hechos y señalar las responsabilidades a que hubiere lugar hasta sus últimas consecuencias dentro lo permitido por la Constitución y la Ley.

Cualquier ciudadano civilizado entenderá que esto es viable y posible dentro de la Constitución y la Ley. Es, de hecho, un temas de fiscales y de jueces.

¿Cómo podría justificarse este tipo de violencia bajo el argumento que el presidente ha migrado a la derecha o camina de espaldas a sus promesas electorales? ¿Cómo entender esta conducta de los dirigentes regionales si la mina se ha comprometido a un cumplimiento más riguroso del medio ambiente con las recomendaciones de los expertos? 

¿Puede entenderse este desenlace luego de anunciar agua en reservorios para todo el año sin estación seca? Es cierto que muchos han visto pasar de largo el auge económico de la última década, pero ¿tiene sentido oponerse a la inversión de 4.8 billones, de la cual depende un stock de 50 mil millones, cuyos impuestos ayudarán precisamente, atender las necesidades sociales? 

El diálogo no puede fluir entre una parte con intenciones de llegar a acuerdo y otra parte que ha escogido la vía de la violencia. El Estado de emergencia en tres provincias -Celendin, Hualgayoc y Cajamarca con derechos civiles suspendidos- debe ser un paréntesis para cambiar la situación de una aparente debilidad mal entendida. 

Sin embargo, esto no significa militarizar el conflicto o aumentar la represión policial ni generar más violencia, sino concienciar a la población que se la quiere manipular, engañar o desinformar y con hechos documentados. 

De igual modo, proteger, la vida, la propiedad privada y rodear de seguridad a la poblacion y a los negocios en su libre tránsito y actividad comercial y económica, 

En eso debe concentrar sus energías la Administración para que la paz y tranquilidad retornen a los pueblos.