domingo, 4 de enero de 2009

LA CRISIS DEL MEDIO ORIENTE



QUE LA LUZ SE ABRA PASO EN LA OSCURIDAD
.
Licenciado Jesus Jimenez Laban
.
La comunidad internacional está sorprendida y adolorida ante las trágicas imágenes que transmite la televisión desde la Franja de Gaza, escenario de enfrentamiento feroz entre Israel y Palestina. Duele profundamente ver que sean víctimas de los ataque aéreos los niños, las mujeres y la población civil inocente privada de alimentos, agua, electricidad y medicinas. Una cuarta parte de los más de 500 palestinos muertos han sido civiles. Más 2000 resultaron heridos en tanto que la otra parte, Israel, registra 5 muertes. Nadie imaginó, quizás, este epílogo como resultado de tensas y truncas negociaciones de paz.[1]
.
Sin embargo, la realidad actual tiene mucho que ver con el curso de los hechos de los últimos 12 meses. Durante este tiempo ha habido cambios enormes en la Franja de Gaza. Un Presidente de la ribera occidental debilitado, un líder de Hamas entronizado en el norte de Gaza y fuerzas militares disparando cohetes contra puntos civiles de Israel. La ofensiva que vemos en la frontera de Gaza sería la respuesta –la retaliación- de las fuerzas israelíes en defensa de su seguridad y su tranquilidad.
.
Un poco de historia puede aclarar el panorama. Como se sabe, los países árabes fueron en un tiempo territorios bajo el control de grandes Potencias (Reino Unido, Francia y Alemania a la que se le retiro sus dominios por el Tratado de Versalles), designados por la Sociedad de las Naciones, la precursora de las Organización de las Naciones Unidas (ONU). Tras la independencia de Siria y el Líbano, Transjordania e Irak – bajo dominación británica y francesa-, había una situación jurídica complicada por la rivalidad entre árabes e israelíes. Palestina fue finalmente dividida por la naciente ONU (1947), teniendo como base la declaración de Balfour, iniciativa de Reino Unido de 2 de Noviembre de 1917 para la creación del Hogar Nacional Judío. El proyecto de reparto de Palestina admitido por la ONU (29 de Noviembre de 1947) suponía que una parte de Palestina pasara a Israel para la formación de su Estado (11 de Mayo de 1949), decisión que encontró resistencia entre los países árabes.[2]
.
En esta línea, el ataque de Israel contra Gaza recuerda a todos la Guerra de los Seis Días, un conflicto armado en el año 1967 cuando Israel atacó a Egipto tras advertir sus movimientos de tropa junto con Siria y Jordania, pese a las amenazas de medios árabes sobre la destrucción y aniquilación de la población israelí. En esta guerra, Israel conquisto Jerusalén (parte este), proclamándola capital eterna e indivisible, según sus leyes internas. Como respuesta, la ONU aconsejó en 1967 a sus Estados miembros a trasladar sus sedes diplomáticas de Jerusalén a Tel Aviv. Sin embargo, Estados Unidos dio una ley en 1995 por la que declara a Jerusalén capital del Estado de Israel, aunque aún no ha trasladado su embajada.
.
De conformidad con los acuerdos de Oslo, entre la Organización para la Liberación de Palestina a (OLP) y el Gobierno de Israel, nació en 1994 la Autoridad Nacional Palestina (ANP) para gobernar transitoriamente ( 5 años) Cisjordania y la Franja de Gaza, es decir, hasta 1999. Es por ello que la ANP no tiene control civil ni de seguridad en las aéreas urbanas, rurales y comunidades palestina, para lo cual están pendientes las negociaciones entre las dos partes, según los acuerdos de Oslo que excluyen a Jerusalén Este, que sería la futura capital de la ANP, hasta la fase final de esas negociaciones. Esto explica por qué los ministerios y órganos de gobierno de la Autoridad Palestina no están en Jerusalén sino entre las ciudades de Gaza y de Ramala.
.
La Franja de Gaza, un territorio que pertenece a la Autoridad Nacional Palestina, fue ocupada civil y militarmente por Israel desde 1967, la Guerra de los Seis Días, hasta el 2005 en que abandono la zona de manera unilateral. Tras su retirada, Gaza paso al control de la Autoridad Nacional Palestina. Después violentos combates en el 2007 entre el movimiento Al Fatah, seguidor del presidente palestino Mahmoud Abbas, y de Hamas, movimiento de resistencia islámico que gano abrumadoramente las elecciones parlamentarias en 2006, el territorio de Gaza se halla bajo control de este último grupo, pero sus fronteras están en manos de Israel que controla su espacio marítimo y aéreo. Al Fatah, rival político de Hamas y que controla otros territorios palestinos, respaldó a Mahmoud Abbas para declarar un estado de emergencia y cerrar el Congreso dominado por Hamas.
.
Al término de las negociaciones escritas en los acuerdos de Oslo se habla por un lado del reconocimiento internacional de la nación Palestina y por otro, entre los radicales, de la desaparición de Israel como Estado, un imposible jurídico. Hamas, que se opone a los acuerdos de Oslo, busca establecer un estado islámico en la región histórica de Palestina, incluyendo al mismo Estado de Israel, Cisjordania y la Franja de Gaza, con capital en Jerusalén.
.
Sin embargo, la nación palestina existe para las Naciones Unidas,[3] catalogada dentro de las “Entidades y organizaciones intergubernamentales que participan en calidad de observadores, pues tienen oficinas dentro de la ONU y derecho a voz pero no voto. No hay estado sin territorio ni nación. Le falta a la ANP tener un territorio demarcado oficialmente y reconocido internacionalmente por las comunidad de naciones, para lo cual la Autoridad Palestina despliega con sus países aliados y otros intensas actividades diplomáticas.
.
[1] CNN INTERNATIONAL, Breaking News, 2009
[2] CHARLES ROUSSEAU, Derecho Internacional Publico, La Haya, 1956
[3] ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS, Documentos, 2008