domingo, 4 de enero de 2009

EL NUEVO LIDERAZGO Y EL BIEN COMUN

Licenciado Jesus Jimenez Labán
.
Un buen ejecutivo no solamente debe contentarse con ser autócrata, duro porque obtiene resultados, utilidades y rentas para su compañía. Es como ser sólo medio ejecutivo. Un buen líder no debe estar satisfecho porque es demócrata, bondadoso con los trabajadores y sólo ellos tienen beneficios a costa de su propia empresa.
.
Cualquier líder del presente y del futuro debe sembrar con optimismo, esperanza y solidaridad la disciplina directiva que incida de manera equitativa en el bienestar de las personas y de las organizaciones. Lamentablemente, asistimos a un mundo de extremismos. O nos orientamos a los resultados empresariales o nos orientamos a los beneficios laborales.
.
La eficiencia no está ni en lo uno ni en lo otro. Hay quienes sostienen que los ejecutivos eficientes conducen y guían a sus colaboradores de tal modo que tanto a la organización como a los empleados le resulten útiles la presencia de estos directivos.[1]
.
Un equilibrio en los beneficios que recibe tanto la organización como los trabajadores, aseguran una eficiencia directiva. En medio de una crisis de valores es todo un reto desarrollar una conciencia moral, la hoja de ruta que llevamos dentro de nosotros mismos y que nos hace ver qué cosa es buena y qué cosa no es correcta.
.
Ser rico no es malo cuando la riqueza se comparte con los demás. El problema está cuando –como nos lo recuerda Juan Luis Cipriani, Cardenal de la Iglesia peruana, la reserva moral del Peru-, se enraízan “la codicia, el egoísmo, un afán de lucro desmedido y la manipulación financiera”, lo que explica la crisis financiera mundial.[2]
.
Ser pobre afecta la dignidad de una persona cuando un padre de familia no puede llevar el pan de cada día a sus hijos, no tiene acceso a una vivienda digna, muere en un hospital sin medicinas y sin infraestructura, no se ve protegido por la seguridad del Estado cuando hace una denuncia en un puesto policial o va preso porque no tiene las garantías del debido proceso.
.
Tenemos que aprender a pensar y planear en estos temas, prever objetivos pasar del sueño al logro, planteando soluciones concretas en todos los niveles: la administración, educación, servicios públicos, construcción, ejército, fundaciones, bancos, hoteles, restaurantes etc. El éxito personal, profesional y empresarial pasa por compartir enseñanzas sicológicas, valores espirituales y consejos útiles con sicoanálisis, dice David Fischman.[3]
.
Sea o no creyente, y fuere cual fuere su religión, es deber del hombre perseguir la felicidad. Este es el fin supremo, agrega Fischman. Y es que lo que se busca también es que las personas con las que trabaja tengan una vida más sana, más feliz y más productiva. En sus nuevas técnicas de dirección, Kenneth Blanchard, Presidente de la Blanchard Training and Development (BTD) decía: “Por trabajar óptimamente entendemos el que las personas obtengan buenos resultados y que se hallen satisfechas de sí mismas, de la organización en que prestan sus servicios y de los demás empleados con quienes comparten su tarea”. El fin de la vida profesional no sólo debe ser rendir al máximo sino también alcanzar la felicidad.
.
Steve Jobs, famoso empresario e informatico estadounidense, decía hace poco en un encuentro con graduandos de la Standford University.[4] “Es posible que no trabajes a gusto ahí donde estás. Busca, insiste, persiste hasta encontrar el trabajo donde seas feliz y hagas las cosas con amor”
.
Las fuentes del saber están en lo que aprendemos de las personas y lo que conocemos por nuestra propia experiencia. De nada vale ese conocimiento nuevo, si no le damos una utilidad práctica. Ya hace más de 2 mil años nos advertía Confucio “la esencia del conocimiento está, para quien lo posee, en usarlo”.
.
Esta es la gran tarea del emprendedor de hoy, el líder de mañana, del voluntariado que se une para apoyar a los más débiles, teniendo como norte el servicio al bien común.
.
[1] KENNETH BLANCHARD, Ph.D., Nueva técnicas de dirección
[2] ARZOBISPADO DE LIMA, Plan Anticorrupción, comunicaciones y prensa, 2009

[3] DAVID FISHCHMAN, El equilibrio entre la empresa y la vida, Febrero 2002
[4] STEVE JOBS, Universidad de Standford, conferencia You Tube, 2008