lunes, 15 de septiembre de 2008

EL PATIO DE ATRAS


Jesús Jiménez Labán
.
Todo el continente ha quedado boquiabierto con los ex abruptos del Presidente venezolano Hugo Chávez. Es la omnipotencia que sienten los poderosos cuando lo tienen todo en un solo puño –dicen los siquiatras- pero un temperamento como éste parece ser el principio del fin.
.
La expulsión del embajador de Estados Unidos en Venezuela Patrick Duddy es vista como una cortina de humo para tapar los enormes forados abiertos en la política y en la economía de Caracas, un gesto de desesperación por el malestar creciente de la población que ve venir una inflación alimentaria de 50 por ciento al cierre de 2008 y un descenso significativo de los precios internacionales del petróleo por debajo de los US$ 100 el barril (aunque puede revertirse esa tendencia) sin contar la baja aprobación ciudadana, con bolsillos en apuros económicos, en momentos previos a las elecciones regionales en Venezuela.
.
Por lo demás, corte de energía de Venezuela a Estados Unidos –como lo ha anunciado Chávez- perjudicaría a ambos países.
.
La acusación de conspiración por el Presidente Evo Morales contra Estados Unidos tuvo como desenlace la expulsión del país del embajador norteamericano, Philip Goldberg. Para muchos,
Bolivia está como está por el enfrentamiento entre dos bandos étnicamente diferenciados, pero esto se complica porque la constitución política propuesta y debatida por Morales no es respetada por un amplio sector de la población, cosa que dificulta un acuerdo nacional. Es la división de un país que Rafael Correa dice ver en Ecuador entre Quito y Guayaquil.
.
Por la virulencia de las últimas manifestaciones, lo aconsejable es que con la mediación de países vecinos agrupados en la Unión Sudamericana de Naciones (UNASUR ), las partes irreductibles puedan sentarse a la mesa y ponerse de acuerdo para que la reconciliación vuelva al país altiplánico y para que los militares bolivianos enfunden sus bayonetas ante las pretensiones intervencionistas de Chávez, un nuevo mensaje para Evo Morales de que la situación es explosiva, según los últimos reportes.
.
En lenguaje diplomático, Washington ha respondido enérgicamente con Venezuela, sobre todo cuando vincula al gobierno de Chávez con la guerrilla de las Farc y sus nexos con el narcotráfico. Hizo también una invocación a la reflexión del país altiplánico toda vez que Bolivia vive de las exportaciones, teniendo como principal comprador al mercado estadounidense y como beneficios arancelarios el programa de ATPDEA que premia la lucha antidroga y permite con arancel “0” el ingreso de productos bolivianos a mercados estadounidense.
.
El resultado es que se han roto las relaciones diplomáticas entre Bolivia, Venezuela y Estados Unidos, pero los inversionistas esperan que la política y las inversiones vayan por cuerdas separadas.
.
En medio de esta inestabilidad política, quedan aun flotantes varias inquietudes que soltó una periodista ante funcionarios del Departamento de Estado. ¿Estamos ante una movida internacional de Rusia que exhibe bombarderos en Venezuela como no lo hacía desde fines de la Guerra Fría? ¿Es Rusia la que se esconde detrás de esta estrategia de balcanización que pretende hacer suya el gobierno de Chávez para reeditar lo que Rusia ha hecho, para sorpresa mundial, en Georgia?
.
La historia está repleta de pretextos para las guerras, la ruptura de la paz de los pueblos apelando a la inflamación de las pasiones al servicio de intereses ajenos a esos pueblos. No debemos pisar el palito otra vez, es lo peor que podría ocurrir.