lunes, 15 de septiembre de 2008

DESCONFIANZA SE APODERA DE MERCADOS EN EE.UU.


Jesús Jiménez Labán
.
El banco de inversión Lehman Brothers se acogió al capítulo 11 de la ley de bancarrotas en una demanda ante una corte de Nueva York, luego de lo cual se procederá a su liquidación. En su press release, nota prensa, dice que se acoge para proteger los activos y maximizar su valor. Tiene deudas por 613 billones de dólares figurando como acreedores los banco de Tokio, Hong Kong, Nueva York, Singapur, Taipei de manera que para la liquidación recibirá la ayuda de varios bancos y de la Federal Reserve que recibirá como devolución del dinero activos de baja calidad.
.
De sus acreencias en bonos, algunos bancos están cubiertos, pero hay 138 billones en préstamos que serian irrecuperables. Incluso, el Bank of América, que acaba de adquirir el Merill Lynch, otro poderoso banco de inversión, comprará los activos buenos del Lehman Brothers. El Tesoro americano había ofrecido garantizar una operación de salvatage, pero nadie se atrevió a comprarlo. La FED no afianzo la operación. Lehman Brothers termino con acciones a 3 centavos.
.
El lunes 15 de Septiembre de 2008, La Bolsa de Valores de Nueva York tuvo un bajón de 300 puntos, en tanto que la Reserva Federal anuncia que flexibilizara los créditos a los bancos. Además, ha inyectado 70 billones de dólares para devolver liquidez a los bancos después de esta tormenta de Lehman Brothers.
La chispa que generó el fuego en los mercados es la vivienda. Paulson, secretario del Tesoro de EE.UU ya lo dijo, “la vivienda es el corazón del problema”. “Una vez resuelto el problema hipotecario, el resto de la economía marchará bien”, dice. Por eso, los esfuerzos tanto de reguladores extranjeros como legisladores están orientados al cese de la tormenta de los créditos hipotecarios.
.
La desconfianza se ha apoderado del mercado desde que el público empezó a tener problemas para el pago de sus hipotecas, de sus viviendas, de sus propiedades, cosa que ha empezado a contagiar a las finanzas con gente sobre endeudada y, tal vez, otros segmentos de la economía.
.
Sea como fuere, tras la caída del otrora poderoso banco Bears Stearns, hace unos meses, le toca declararse en bancarrota al no menos poderoso Lehman Brothers. No cabe la menor duda que Merrill Lynch dio el paso más sabio, vale decir, dejarse comprar por el Bank of América. Tras la declaratoria en bancarrota de Lehman Brothers, que se acogió al capítulo 11, Merrill Lynch corría peligro por efecto de contagio. Queda ahora ver el destino del resto de bancos que se consideran sólidos.
.
Sin embargo, hay otro problema. El grupo asegurador American International Group (AIG) pide que vuelva sus ojos hacia ellos la Federal Reserva Board. Necesita desesperadamente 40 billones de dólares, pero no hay créditos.
.
El Senado, que tiene en mente determinar si el rescate de las firmas Fannie Mae and Freddy Mac alivia o profundiza la crisis, suspendió sus audiencias debido a que continua la volatilidad en las finanzas. No parece efectivo el rescate de lo firmas hipotecarias por 200 mil millones cada una, según fuentes familiarizadas con la situación.
.
El dinero, los bancos y la bolsa, están en el ojo de la tormenta, algo para lo cual los candidatos Obama y Mc Cain no parecen tener soluciones inmediatas.
.
En esencia, los mercados quieren ver seguridad y confianza en el horizonte para abandonar el nerviosismo, pero no ayudan mucho las cotizaciones del petróleo, los minerales y commodities. La sensibilidad empieza y termina en la bolsa. Si la bolsa se anima, todo esto marcharía bien. Lejos de ello esta situación hace recordar las sombras de 1929 durante el crash bursátil asociada a la Gran Depresión.
.
La crisis de 1929 empezó con la caída de la Bolsa de Nueva York que arrastro a una crisis en el sistema financiero. La confianza del público, como apunta Mark Dobeck en su libro Money, se esfumo y el pánico precipito la corrida de los ahorros de los bancos. La gente perdió sus ahorros cuando el 40% de los bancos, unos 11.000, cayó en bancarrota o tuvo que fusionarse para mantenerse en pie, en tanto el desempleo trepo a 25 por ciento. Lo que vino después es una legislación del Congreso paras ayudar a restablecer la confianza en el sistema financiero.
.
Se requiere que los inversionistas recuperen la confianza y apuesten por su país. Los ahorros del público están asegurados, dice el Presidente George W. Bush. Inclusive, el Seguro federal de depósitos está asegurado, pero hay que crear un clima de confianza para que el nerviosismo abandone los mercados. Habrá que ver.