lunes, 15 de septiembre de 2008

FACTORES QUE EMPAÑAN EL HORIZONTE



Jesús Jiménez Labán
.
Cuando sufrimos los efectos de la crisis mundial, volvemos la mirada a las nuevas y grisáceas tendencias en el mundo. Existe un mito para muchos increíble –entre los cuales me cuento- pero que toma cuerpo: que Estados Unidos dejará de ser primera potencia a lo largo de este siglo.
.
Vemos que tiene el déficit más astronómico del planeta, mientras que Wall Street ve reducido sus volúmenes pasando del 50% al 30% del movimiento mundial de inversiones en bolsa.
.
Observamos que los grandes bancos se las ingenian para que sus clientes –según reportes serios de inversionistas extranjeros- no paguen impuestos al fisco por 100.000 millones; que pétreos bancos se desploman o se fondean con capitales del Golfo Pérsico.
.
Muchos han migrado a la China. China y Rusia se han unido y ahora tienen una alianza estratégica, junto con la India que crece, por ejemplo, en software y carros súper baratos. Las tres principales fábricas estadounidenses de vehículos están bajo tutela federal. La guerra fría termino en 1992 y ahora se ve claramente el éxito económico de Alemania y Japón. Time, por ejemplo, alerta que muchos países de Asia están mejor que Estados Unidos en trenes, telefonía, banda ancha e infraestructura.
.
Gente de avanzada edad no recuerda una crisis tan profunda en su economía como ésta. Hay quienes comparan este bajón económico con la depresión de los años treinta, tiempos del “crash bursátil”. El alto costo que tendrán que asumir los ciudadanos americanos después que el Tesoro decidiera tender un salvavidas financiero de las firmas Fannie Mae and Freddy Mac, que concentra la mitad de los créditos hipotecarios en el país del norte, es realmente inquietante porque habría llegado tarde, aunque la Bolsa de Nueva York reaccionara inicialmente con beneplácito a la medida. La inquietud está en que detrás de este salvataje de 200 mil millones de dólares por cada firma, pueden ponerse en la cola cerca de 200 bancos por un efecto sistémico que pondría incluso en riesgo el fondo federal de depósitos que protege a los ahorristas.
.
He navegado por algunos portales de bancos americanos. Unos son agresivos en la competencia de tasas de interés para atraer más ahorristas. Otros muestran el blindaje y la salud de sus finanzas. Muy pocos muestran en sus notas de prensa lo que realmente está pasando en la economía. Lehman Brothers, uno de estos bancos en problemas, me llamo la atención porque pone un caso que se parece muchísimo al Perú. Este gigante analiza la situación de Corea del Sur y le sugiere salidas después de exhibir buenos fundamentos económicos después de haber sido en la década de los años cincuenta el país agrícola más pobre de su región.
.
Pone en su informe como preocupaciones por el país asiático su problema demográfico de mostrar una población vieja, rigidez en el sector laboral, retroceso en investigación y desarrollo como frontera tecnológica, déficit energético, baja calidad de educación, bajo grado de innovación y falta de competitividad en la pequeña y mediana empresa, ineficiencia en el sector público y desigualdad en el ingreso.
.
No cabe ya duda, la economía ha desplazado a la guerra de Irak como tema de la campaña presidencial en una batalla sin cuartel que libran los candidatos John Mc Cain, nominado por el Partido Republicano y Barack Obama, nominado por el Partido Demócrata, en un proceso de enorme significado para el país y el mundo por los enormes temas puestos al desnudo en el tapete político tales como el futuro del país, el sobreendeudamiento de los ciudadanos, la crisis energética y la guerra.
.
Sea como fuere, se prevé una desaceleración económica hasta finales de 2009 o comienzos de 2010. Entiendo la vehemencia por no parar la maquina ya que Perú es para muchos economía estrella de la región, pero el corazón del asunto sugiere prudencia. No tenemos crisis hipotecaria, bancos que quiebran ni inversionistas que migran, pero el coletazo podría venir por el lado del costo del dinero. En el ánimo de proteger el derecho del usuario, lo aconsejable es poner freno, vale decir, pensar ahora dos veces antes de sumergirse en un sobre endeudamiento porque ahora es fácil manejar una línea de crédito, pero nadie sabe cómo será mañana la capacidad de pago. Habrá que ver.