jueves, 4 de enero de 2007

EMPECEMOS A AYUDAR A LOS NIÑOS

Por Jesus Jimenez Laban (*)

EDUCAR A LOS PADRES INFLUYE EN EL COEFICIENTE INTELECTUAL Y EL DESEMPEÑO ESCOLAR DE LOS NIÑOS.
.
Millones de niños en América Latina corren riesgo –si es que no lo sufren ya- de perder potencial cognitivo por pobreza, enfermedad y mala alimentación. Como se sabe, el cognitivo es el área que esta relacionado al desarrollo sicomotor, el social y emocional.

En vez de negarse los maestros peruanos a una evaluación, deberían pensar en los niños que no entienden lo que leen ni saben la tabla de multiplicar. Por eso, estamos a la cola en el continente. Y es que el desarrollo cognitivo en un niño tiene que ver con su éxito educativo, la posibilidad de un mayor ingreso en el futuro, según varios expertos. Pero este desarrollo depende del medio ambiente en que crezca y se desarrolle el niño. Si no se logra, el atraso infantil conduce a que la pobreza se transmita de generación en generación.
.
Esta es la conclusión de una investigación sobre desarrollo infantil que publica la revista médica The Lancet. La investigación, dirigida por el Instituto de Salud Infantil de la Universidad de Londres, analizó datos de los 45 países en desarrollo, incluida América Latina.
.
Hay que dar yodo y hierro a los niños, mejores dietas, estimularlos sicológicamente y ayudar a que sus madres superen la depresión materna o impedir que se expongan al plomo y arsénico o a enfermedades infecciosas.
.
Una mala alimentación y falta de salud e higiene puede desencadenar una atrofia infantil, situación que se agrava por la baja educación materna, el aumento en el estrés y, como se ha dicho, la depresión de las madres. Sufren la peor parte los niños que viven en el campo, no tienen oportunidades de desarrollo ni son estimulados por promotores del estado. Por eso, educar a los padres influye en el coeficiente intelectual y el desempeño escolar de los niños.
.
Ante la mano extendida de estos niños debemos ser justos y generosos Sin embargo, hay autoridades que increíblemente devuelven recursos porque no ejecutan el presupuesto público. Eso es falta de capacidad de gestión. Los políticos no gobiernan en la administración pública. Son los sistemas administrativos engorrosos los que toman las decisiones finales, contexto en el cual urge una reforma profunda y urgente, un enérgico cambio de dirección.
.
De lo que se trata es asegurar la continuidad democrática, que la economía no se detenga y que el desarrollo social aumente en la medida que llegan al país nuevas inversiones. Esto hará aun más confiable al país, pero miremos con decisión y responsabilidad el futuro y empecemos a ayudar a los NIÑOS.