jueves, 7 de octubre de 2010

UN GIGANTE DE LAS LETRAS


GIGANTE DE LA LITERATURA GANA PREMIO NOBEL

JESUS JIMENEZ LABAN

El Peru se viste de gala. El laureado escritor peruano Mario Vargas Llosa (74) ganó el premio Nobel de Literatura, reconocimiento que no debería extrañar porque no es un desconocido. Se trata del primer escritor latino desde que fueran distinguidos con el mismo honor en 1990 el escritor mexicano Octavio Paz y el colombiano Gabriel Garcia Márquez en 1982.

En verdad, se trata de un gigante de la literatura, a diferencia de otros autores oscuros por lo que se criticó a la Academia Sueca, caracterizada hasta hace poco por su visión eurocéntrica. En los primeros seis años del siglo premió a cinco europeos y un turco. Y es que muchos en el mundo especulaban con otros nombres, incluyendo a Estocolmo, tales como Ngugi wa Thiong'o, Cormac McCarthy y Tranströmer Tomás, pero la Academia sueca decidió con justicia honrar al escritor peruano.

Vargas Llosa no esperó en vano año tras año este privilegio. Llegó su hora. Fuentes familiarizadas con los círculos intelectuales refieren que la decisión del jurado es un reconocimiento a sus temas que hablan de la estructura del poder y sus peligros. Asimismo, por las imágenes mordaces de la resistencia de las personas, la rebelión y la derrota. Por cierto, una motivación diferente a la rumana Herta Mueller, novelista, poetisa y ensayista que vive en Alemania, ganadora del premio Nobel de Literatura 2009 cuyo tema dominante fue la patria de los desposeídos, la persecución y el exilio.

El flamante Nobel de Literatura, que recibirá en diciembre el premio, es aclamado y reconocido por ser un escritor polifacético que escribe con diferentes estructuras, estilos, espacios, tiempos y perspectivas, un poder divino con que deslumbra a sus millones de lectores. Quienes leen sus obras quedan inmediatamente atrapados algo que sus críticos atribuyen al uso de figuras que nacen de sus propias experiencias. En una reciente entrevista, Vargas Llosa revelo que siempre escribe sobre cosas que lo impactan. “Yo no elijo los temas, son ellos los que me eligen”

Muy de mañana Mario Vargas Llosa preparaba sus clases en dos cursos para la Universidad de Princeton en New Jersey cuando recibió la buena noticia del propio Peter Englund, presidente del jurado premio Nobel de literatura que, según confesión propia, creía era una broma. La noticia llego a 5.30 y desde entonces el teléfono empezó a sonar sin parar.

Quienes pasaron en la década de los 60 por el Centro de Noticias de Panamericana Televisión recuerdan al escritor en el ejercicio del reportaje policial y quienes pasamos por la década de los 80 y los 90 lo recordamos en un programa de televisión en plena era del color. Y es precisamente, en los años 60 cuando Mario Varga Llosa logra su internacionalización con su obra La Ciudad y los Perros, un reflejo de sus experiencias en la Escuela Militar Leoncio Prado (The Time of the Hero), cuyos ejemplares fueron quemados, escandalizaron a la sociedad conservadora y levantaron la iras de los militares de ese entonces. Ya en 1985 tuvo que usarse el hospital para enfermos mentales Larco Herrera como escenario del colegio porque no se permitió el local original para rodar la película del mismo nombre.

Vinieron después sus novelas Conversaciones en la Catedral, La Casa Verde, la Guerra del Fin del Mundo, Quien Mato a Palomino Molero, La Fiesta del Chivo. Ha escrito más de treinta novelas además de libros e historias.

Mario Vargas Llosa fue candidato presidencial en 1990 ganando en primera vuelta frente a Alberto Fujimori que ganó las elecciones. Fue tal circunstancia que me permitió conocerlo en persona acompañándolo durante su campaña presidencial como enviado de Panamericana Televisión, la entonces Worlwide Televisión News de Londres (WTN) –que tenía una corresponsalía en Lima- y Telemundo. Siempre aprecié en él un hombre sencillo, cordial, curioso y muy entusiasta.

Lo acompañe por encargo de cobertura noticiosa después de la estatización de la banca en defensa de la libertad y en su campaña cuando abrazaba las ideas del libre mercado que inspiraron el movimiento “Libertad”, un proyecto que está intacto en su ejecución política, aunque muchos creen que sus ideas liberales fueron copiadas por Fujimori.

El Nobel de Literatura es ácido critico de Fidel Castro y de Hugo Chavez y lo fue durante el régimen PRI en México ("La Dictadura Perfecta").

Su histórico rival, también Premio Nobel de Literatura Gabriel Garcia Márquez –nunca se supo si sus diferencias son profesionales o personales- dejo entrever su felicitación acuñando la histórica frase: “cuentas iguales”. La supuesta trompada que le pegó el peruano es una de las anécdotas más conocidas del mundo literario.

Mario Vargas Llosa nació el 28 de Marzo de 1936 en Arequipa. Mantiene doble nacionalidad –peruano y español- habiendo obtenido su residencia en marzo de 1993, pero también vive en Londres, En 1995 ganó el Premio Cervantes, el más distinguido honor en España.

Sus obras han sido traducidas en 31 lenguas, incluyendo chino, croata, hebreo, árabe. La pregunta que se hacen muchos en el mundo: ¿cuál de sus libros es el que usted recomienda para los iniciados?

El inventor de la dinamita Alfredo Nobel, creador del premio e inventor de la dinamita, debe estar contento con este honor a uno de los gigantes de la literatura mundial.