martes, 5 de octubre de 2010

DOS MUJERES, DOS DESTINOS


DOS MUJERES, DOS DESTINOS

JESUS JIMENEZ LABAN


JESUS JIMENEZ LABAN

Hay quienes creen que debe resultar gratificante ser candidato político y ver los resultados electorales tan estrechos como los que muestran ahora las candidatas a la Alcaldía de Lima Susana Villarán (Fuerza Social) y Lourdes Flores (Partido Popular Cristiano), tras una intensa y reñida campaña. Gratificante –habría que aclarar- en la medida que son los electores quienes disputan con sus votos a sus candidata preferida, pero difícil, tedioso y aburrido para quienes están llamados a dar certeza en los resultados finales.

Al momento hay ocho mil actas observadas, lo cual supone 1 millón 600 mil que no ha sido contabilizado. En realidad no se sabe exactamente hacia donde podrían ir esos votos. Claro, cada candidata esgrime argumentos a su favor, pero nada cierto puede haber, por lo menos hasta que la ONPE se pronuncie al 100 por ciento, incluyendo el porcentaje faltante. Usualmente, las encuestadoras se equivocan por un margen de error de 1 punto (hacia arriba o hacia abajo) pero en este caso hay que confrontar las proyecciones a boca de urna con la realidad, cosa que está en manos de la ONPE y nadie más. La pelea es voto a voto.

Gane quien gane pareciera que no resultará muy auspicioso alcanzar la Alcaldía limeña con estrecho margen. Y esto debido a que la ganadora no tendría fuerza suficiente para impulsar un plan de reformas a fondo porque sabría que tiene en contra a la mitad de la comuna, por lo que el sentido común aconsejaría un gobierno municipal en concertación permanente.

Ahora bien, quien pierde no es en realidad una perdedora. Bastaría ver el tiempo de espera por los resultados finales que ha significado una exposición mediática para extender su abanico político, dando un mensaje al país de que no hay muertos en política –sea para la derecha o la izquierda). Sea la resurrección de la izquierda o la consolidación de la derecha, pero antes hay que romper la incertidumbre.

Es cierto que parece difícil una reversión, pero no imposible. La política siempre es relativa. A veces, se parece al futbol porque no tiene lógica. Pero no nos hagamos problemas, ni adelantemos juicios. Todo se sabrá. en los próximos días.