martes, 5 de octubre de 2010

ENREDOS EXTRAÑOS


ENREDOS EXTRAÑOS

JESUS JIMENEZ LABAN

Parece que el conteo se complica a la vista de los electores, aunque los técnicos tengan más claros las cifras y los porcentajes. Para que este conteo se produzca sin dudas ni murmuraciones, se debe dejar actuar en plena libertad a los organismos electorales, tal como manda la Constitución Política del Perú. Vale recordar que tanto la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) como el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) son entes autónomos por lo que no resulta procedente ninguna intromisión ajena a sus estructuras internas.

En medio de la incertidumbre, -a la pregunta de la prensa- el Presidente Alan Garcia restó importancia a los rumores de fraude, en tanto que el Presidente de la Suprema Javier Villa Stein –probable candidato presidencial- rechazó cualquier intento de manipulación. Y es que la demora en los resultados –cosa que se parece al escrutinio presidencial de 2006 que duro 7 días- crea dudas y malestar en la ciudadanía.

Sin embargo, hay que recordar que fue la ONPE la que hizo las observaciones, sea porque falta la huella digital, la firma o simplemente la suma de electores está mal hecha.

Al momento hay ocho mil actas observadas, lo cual supone 1 millón 600 mil que no ha sido contabilizado. En realidad no se sabe exactamente hacia donde podrían ir esos votos. Claro, cada candidata esgrime argumentos a su favor, pero nada cierto puede haber, por lo menos hasta que la ONPE se pronuncie al 100 por ciento, incluyendo el porcentaje faltante.

En concreto, el hecho que Lourdes le pise los talones a Susana por décimas significa que hay una diferencia de 30 mil votos. No es un margen muy estrecho, pero en porcentaje todo se reduce. Pero aún falta contabilizar el 24 por ciento, que equivalente a 8 mil actas. Esas 8 mil actas suman, como ya se dijo, 1 millón 600 mil votos. Lo que le faltaría a Lourdes de ese total es un 3 por ciento para alcanzar la victoria, según analistas políticos. De manera que lo que hasta ahora ha contabilizado la ONPE son sólo 26 mil actas de un total de 34 mil actas. Quedan, repito, 8 mil actas. Sólo entonces, se podrá hablar de escrutinio al 100 por ciento.

El abultado número de actas impediría que la autoridad resuelva antes de los 12 días, según un reporte, algo que habría empujado a los personeros de Fuerza Social a visitar la ONPE en búsqueda de precisiones –además del riesgo de una reversión-, cosa que fue interpretada por militantes del Partido Popular Cristiano (PPC) como presión e interferencias contra un organismo electoral autónomo.

Cuando la ONPE se pronunció al 100 por ciento, en realidad era un cálculo sin contar la 8 mil actas que faltan. Pero llamó la atención Lourdes Flores saliera a bailar minutos después en su local partidario. ¿Cómo se explica esto? Salvo otra lógica, que sus seguidores interpretaran encubierta victoria en las actas observadas por la ONPE. Pero, ¿cómo puede ser esto posible?, se preguntan los militantes de Fuerza Social, habida cuenta que las referidas actas observadas corresponden a distritos donde gano Susana Villarán. Habrá que ver.