viernes, 8 de octubre de 2010

PREMIO NOBEL DE LA PAZ


PREMIO NOBEL DE LA PAZ PRESO POR DAR PELEA CONTRA AUTORITARISMO

JESUS JIMENEZ LABAN

Para China es sólo un subversivo. Para el mundo es la figura de la disidencia. Para la academia sueca que le acaba de otorgar el Premio Nobel de la Paz, el disidente chino encarcelado es un defensor de la democracia, de los derechos humanos y del imperio de la ley, libertades fundamentales que el régimen comunista niega a cientos de millones de chinos.

El premio Nobel de la Paz con que fue galardonado Liu Xiaobo (54) se ha convertido en un terremoto que estremece las estructuras comunistas de China. Ex Profesor de la Universidad de Columbia de Nueva York y de la Universidad de Pekín, Xiaobo dice que no se deprime por estar encarcelado porque considera que es el precio que hay que pagar con dignidad en la defensa de las libertades humanas.

Pero, ¿qué cosa hizo Liu Xiaobo para ser sentenciado por subversión contra el Estado chino a 11 años de prisión que viene cumpliendo desde diciembre del año pasado? Para las autoridades chinas es un delincuente juzgado en un proceso justo y figura con antecedentes de haber participado activamente en el movimiento democrático en la plaza de Tiananmen (1989) que termino en una sangrienta represión contra los estudiantes. Poco después Liu Xiaobo permaneció un año y medio tras las rejas sin ser condenado. Pero lo que irrito al régimen para la sentencia de 11 años fue ser autor de la Carta 08, un manifiesto de un puñado de intelectuales en el que piden reformas democráticas en China.

Dentro de este contexto, China ha reaccionado enérgicamente contra la Academia Sueca. Haciéndole coro los medios de Cuba por boca del jurista noruego Fredrik S. Heffermehl acusa al Comité Nobel del Parlamento noruego de aprovecharse del prestigiado premio para fines políticos propios, Ellos “se dejan guiar por la política exterior de Noruega dominada por conceptos militares y una lealtad a la OTAN”, dice. Acto seguido, China alega que el disidente chino no reúne los requisitos para el premio Nobel de la Paz (una persona que busca la armonía, la paz y la reconciliación). En respuesta, Estocolmo pide a China que tenga en cuenta lo que reclama el mundo, democracia. China finalmente convoco al embajador Noruega en Pekín para expresarle su desagrado tras la concesión del premio.

Una nota del Ministerio de Relaciones Exteriores de Beijing –que reproduce en parte la agencia peruana Andina- dice que se trata de “una ofensa de los Nobel que dañara las relaciones entre China y Noruega”

A su turno, el Presidente Barack Obama, premio Nobel 2009, pide la inmediata puesta en libertad del disidente preso. Junto con Obama, Francia muestra su preocupación por el detenido, en tanto que Alemania, que también pide su liberación, critica la política china de derechos humanos y Amnistía Internacional tiene esperanza que el Premio Nobel de la paz 2010 otorgado a un disidente arroje luces sobre la real situación de China en materia de derechos humanos. Pese a todo, varios expertos creen que esta situación endurecerá la posición de las autoridades de Beijing. Lejos de salir de prisión el sentenciado, podría haber represalias, dicen.

En tanto, su esposa, la poetisa Liu Xiaob –con quien no tiene hijos- lamenta que en China no se respete la libertad de expresión ni se permita a nadie alzar la voz o tener una opinión diferente. Pidió a la comunidad internacional la liberación incondicional de su marido.

Por supuesto, nadie discute en China la participación política, los avances económicos y la lucha contra la pobreza, pero ese país asiático se mantiene a la saga en “el reconocimiento del creciente consenso internacional para mejorar las prácticas culturales y de derechos humanos alrededor del mundo”, tal como indica un comunicado de las Naciones Unidas.