sábado, 11 de octubre de 2008

PETROLEO EN PICADA Y DÓLAR EN ALZA

Jesús Jiménez Labán
Escriba a jesus.jjquime@gmail.com
.
La crisis financiera que azota al mundo es como una serie larga de varios capítulos.
.
Se creyó primero que era una crisis de liquidez. Por eso, se inyecto dinero, pero no se reanimaron los mercados. Se descubrió pronto que era una crisis de insolvencia, es decir, los títulos de los bancos invertidos en bolsa no valían lo que la gente imaginaba. Vinieron las fusiones, absorciones, bancarrotas y nacionalizaciones de bancos seguidas por caídas sucesivas de las bolsas de todo el mundo como reflejo de aquella crisis.
.
En el presente no hay crédito. A diferencia de algunos meses atrás, los bancos han dejado de prestarse entre ellos. Hay una crisis de crédito enorme que sólo se puede superar en el medida que el público ahorrista recree la confianza en el sistema financiero. Con esto en mente, el fondo de seguro de depósitos se ha elevado en 100 por ciento en Alemania, en tanto que el Estados Unidos se ha ampliado de 100 mil dólares a 150 mil dólares. En otras palabras, se requiere que deje de lado la plata, el oro, los bonos del tesoro y vuelva, como antes, a hacer sus depósitos bancarios.
.
El rescate financiero aprobado por el Capitolio para encontrar una salida a la crisis financiera en Estados Unidos, ha generado un efecto monetario. Y es la gente ha empezado a comprar dólares y dejando de lado los euros. Esta fiebre por el dólar se percibe con nitidez en todos los mercados de América Latina, entre ellos México, Brasil, Argentina, Chile y Perú.
.
De otro lado, la crisis de crédito empuja a muchos que tenía contratos futuros de petróleo a deshacerse de sus títulos y venderlos para tener liquidez. El resultado es muchos vendedores, pocos compradores, lo que explica el bajón en el precio del barril del petróleo, 77 dólares en la segunda semana de octubre. Con la liquidez que adquiere por la venta de futuros, compra dólares, lo cual hace que el billete verde se dispare.