viernes, 7 de septiembre de 2007

GERENCIA DE EXPORTACION

LO QUE VALE MAS EN UN GERENTE
.
Por Jesus Jimenez Labán
.
La globalización significa colaboración y competencia. Pero la producción de la empresa global depende del aporte creativo de su gente y de la aplicación de sus más modernas tecnologías. Son tiempos en que los talentos faltan, la mano de obra envejece y los negocios no tienen sucesores. Como dice el guru Peter Drucker nunca ha habido tantos viejos y tan pocos jóvenes desde los últimos siglos del Imperio Romano. China e India se perfilan como los grandes "head hunters", cazadores de talentos, en el siglo XXI. Esta situación de envejecimiento de la población en alza y reducción de la población joven no ocurría desde los últimos siglos del Imperio Romano.
.
Lo que vale más en un gerente es saber atraer buenas personas. Rodearse de talentos es un gran logro porque no es cuestión de reclutarlos, abandonarlos y olvidarse de sus compromisos, capacidades y rendimiento luego de ser contratados. Se necesita para ello formar, colocar, relacionar. Esto es más importante que adquirir, colocar, formar y retener. Lo que busca un talento es grandes retos, tener un trabajo interesante y retador y buenas relaciones trabajador-empleador. El sueldo no aparece entre las prioridades de las encuestas. Probado está que siempre se sentirán mejor trabajando en equipo porque al rendir más el trabajador, produce más la empresa, al mismo tiempo hay que confiar en él en lugar de controlarlo; respetarlo en lugar de dominarlo.
.
A veces nos preguntamos cómo conducirnos como gerentes. La respuesta no es fácil. Aunque no existe la fórmula perfecta, lo ideal es ser comprensivos, actuar con buena fe, cumplir lo que se ofrece y tener principios éticos. Si esto es así, entonces no es difícil ser gerente porque basta tener una conducta adecuada y se acabó el problema. Sin embargo, tan importante es la forma sobre cómo nos conducimos como gerentes como la formación, capacitación y entrenamiento que alcancemos en nuestra carrera profesional. Y esto, por supuesto, tiene que ver con la habilidad que desarrollemos para crear en nuestra gente un clima de trabajo en equipo, trabajo interpersonal, liderazgo y creatividad, siendo el poder de la relación y la colaboración el factor que nos ayuda a no tener empleados desencantados.
.
También debemos fijarnos en que esta era de hiper-realidad, lo verdadero se confunde con lo real. Lo que enseñan los profesores de negocios en las escuelas no guardan coherencia con la realidad. Tendríamos que implementar, para los más atrevidos, cursos sobre cómo apuñalar por la espalda, cómo mentir profesionalmente y cómo hacer caer a la gente. Obviamente, por razones éticas y morales, estas asignaturas serían imposibles de implementar, pero sí resulta, en cambio, oportuno tener en cuenta los tradicionales conocimientos gerenciales, la gerencia de proyectos con software fácil de usar, la gerencia del conocimiento con soluciones para negocios, la gerencia de perfomance, indicadores de desempeño, como otros lo hacen en empresas publicas y privadas. En esta línea, tampoco hay que subestimar las ideas empresariales del pasado para encontrar respuestas en el presente y proyectar el futuro.
.
En vista que el gerente moderno debe ser un hombre todo-terreno, es decir, preparado para cualquier escenario. El gerente debe desarrollar armas defensivas ante un eventual ataque de acuerdo con la realidad del momento. De ahí que es importante que esté siempre preparado para el contragolpe. En el esgrima del management, el gerente debe desarrollar habilidades para reconocer con justicia los méritos y aprender a identificar a gente que se apropia de las ideas haciéndolas pasar como propias ante los jefes influyentes, personas que ocultan la verdad, que difunden solo mentiras y tienen esquemas destructivos contra otras, aquellos que ocultan los méritos, las proezas o los logros de otro, con tal ganar ave marías ajenas y no ser desplazados por el más capaz.
.
Con un buen desarrollo de habilidades, ninguno de estos escenarios debe ser aceptado. Lejos de ello debe formar gente que sea honesta en reconocer las ideas valiosas de su propia gente. Que sea franca en decir las cosas cuando son positivas y cuando no lo son. Saber, reconocer, estimular y promover los buenos resultados por el engrandecimiento de la compañía en la cual trabaja.
En medio de estos escenarios contradictorios, el gerente debe ejercer su misión haciendo que sus compañeros de oficina lo quieran y lo respeten. Me parece que, ni en la política ni en los negocios, no tiene resultados ser temido y a la vez respetado.
.
Pero hay una cosa. El arma con que lidiará diariamente un gerente son las relaciones públicas que pueden ser honestas o manipuladoras. Quienes encuentran la llave de la fortuna descubren, unos temprano y otros tardíamente, que las comunicaciones son fundamentales, pero, algunas veces, se prestan a hábiles manipuladores que usan impropiamente los tres (3) principios de la publicidad contra sus adversarios. 1.- Hablar no claro. Cuando se vende un producto, lo que compra el cliente no es el producto en sí sino la imagen que representa ese producto. 2.- Destacar la auto profecía. El consumidor nunca compra productos sino ilusiones. 3.- Decir las cosas con ambigüedad, vale decir, ni falso ni verdadero. La televisión, en esta era de símbolos, de rituales y de imágenes, es un recurso mediático tan poderoso que puede manipular las conciencias, eliminar la capacidad de la gente de distinguir la sabiduría de la ignorancia.
.
A la luz de estas ideas, los gerentes se hacen al contacto con la gente. Por eso, hay quienes señalan que es mejor formarse dentro de la empresa en un ambiente de flexibilidad y rapidez en las decisiones. Es tiempo de competencia feroz. Los grandes tigres son los talentos llamados a hacer todo aquello que modernice, haga crecer, capacite, mejore la calidad, haga las cosas fáciles con simplificación de los procesos. Esto hará que caminemos de la mano con los estándares internacionales en desarrollo humano, productividad, competitividad, reducción de gastos y costos. La gente quiere líderes gerentes y gente talentosa e innovadora. Unos dicen adonde ir, otros toman las herramientas para llegar a la meta, trabajando en equipo. Entonces, habremos vencido el reto.