jueves, 8 de noviembre de 2012

A PROPOSITO DEL PRESUPUESTO DE LA REPUBLICA: ¡EL MAESTRO DEL PERU, BASE DEL FUTURO!


A PROPOSITO DEL PRESUPUESTO DE LA REPUBLICA:  ¡EL MAESTRO DEL PERU, BASE DEL FUTURO!

JESUS JIMENEZ LABAN

El titulo de este documento se lo debo a una maestra de avanzada edad pero totalmente lucida a quien conocí circunstancialmente dentro de los muros del Ministerio de Educación. "Para mi el maestro es la base del futuro", me dijo si vacilaciones mientras hacia cola en un tramite documentario. ¡Como extraño mi aula en la que dedicaba todo mi tiempo a ensenar a mis alumnos, a explicarles el significado de las palabras!, recordó un tanto nostálgica.

En efecto, muchos  creen que hay una gran diferencia entre la educación del presidente respecto del pasado. Un padre de familia, que se encontraba en el mismo lugar,  lamentó que ¨se hayan perdido los valores en la educación peruana¨. Sinceramente, me dejó perplejo hasta que otro educador me explicó que éste podría estar refiriéndose al hecho de que ha desaparecido o por lo menos se cultiva menos que antes el sentido del bien, la justicia, la belleza y la solidaridad entre los pequeños educandos.

Entonces, se reactualiza aquello de que la primera escuela es la familia.  Junto con la tarea de los padres, muchos coinciden, además, en que deben volver dos asignaturas que han sido enterradas por el olvido:  La educación cívica y la filosofía con un capitulo especial ética-moral.

También me impactó una profesora que acaba de bajar de ceja de selva por la facilidad con que afloraron a sus labios estas palabras: "si hay algo que debe cambiar pronto es la corrupción y que la meritocracia no sea una palabra hueca".  En este caso la joven maestra fue más específica y con lujo de detalles y sería bueno se investigue la gravedad de esta denuncia.  Se refería a que por supuestos cobros en zonas rurales del país individuos inescrupulosos cobran a los postulantes por contratar a docentes que salieron jalados en los exámenes desplazando a los que obtuvieron nota 13 y 14, base para ser contratados por un ano. Debajo de esa nota -dice la quejosa- sólo se puede aspirar a cubrir la licencia que goza una profesora.

Tal vez, no estoy contando nada nuevo, pero esto es lo que percibí en el ambiente con profesores muy dispuestos al diálogo.  Sin duda esta visita que realice al ministerio de educación no fue para entrevistar la máxima autoridad educativa como en el pasado lo hice con los ex ministros Benavides, Cardo Franco, Paniagua) sino para terminar un papeleo para mi señora madre, maestra de primera enseñanza.

Difícil olvidar aquello que lo que falta en la educación peruana es darle sentido a las cosas. Es decir, que los niños no usen como juguete las computadoras que entregaron sucesivos gobiernos sino que se les provea de contenidos, su utilidad práctica. ¨Un ser humano puede tener un martillo¨. Dijo otro profesor. Pero ¨si no se le ensena que esta herramienta  es para construir puede hacer daño con él. Lo mismo pasa con tanta infraestructura multimediática que se desperdiciaría si no se le da un sentido real.

¨Nada va cambiar si no se devuelve en un sentido pleno la dignidad al maestro¨, comenta otra profesora.  Como dijo Gabriela Mistral, Premio Nobel, "la educación es, tal vez, la forma más alta de buscar a Dios".
Pero esto pasa por devolverle la autoestima haciendo sentir que su misión es más trascendente de lo que se cree.  O -como dijeron profesores de base, no funcionarios- hay que capacitar al maestro.    A manera de autocrítica se quejaron que en 12 meses no haya mas cursos de capacitación para ellos que lenguaje, matemáticas. 
Se requiere, de igual modo, reducir la tramitología.  El papeleo complica las cosas en el Ministerio de Educación.  Un trámite documentario demora un promedio de tres semanas o más.

"Quiero que mi hijo viaje a Argentina pero de la UGEL me pasan a Cancillería, de ahí al Ministerio", dijo una irritada madre de familia en el primer piso del Ministerio de Educación.
Y, por supuesto, habría más progreso en el sector si un sector no estuviera altamente ideologizado.

Como este no es un enfoque destructivo sino esclarecedor y no intenta satanizar ni exorcizar a nadie, queda para el final la pregunta sobre como ven los profesores de base -no la cúpula dirigencia- a la Ministra Salas. La respuesta estuvo dividida. De un lado, reconocieron que está centrada en el tema remunerativo y en homologación de haberes en una frondosa clasificación de maestros dentro del escalafón. De otro, dijeron  que -y lo hicieron con respeto- la ministra no conecta, es decir, no se comunica con la base misma del magisterio, con los profesores de aula que tienen algo que decirle para mejorar la calidad de educación, fuente y soporte de la competitividad en cualquier país en el siglo XXI.

¨La comunicación va de arriba abajo y no abajo arriba¨. Después de escuchar el testimonio vivo de estos valiosos y esforzados maestros de aula, me pregunto si esto aflora de una simple conversación, ¬ ¿qué mas habrá al interior de la realidad educativa?

Sea como fuere, comparto plenamente la idea de la maestra antigua en el sentido que ¨un maestro es la base de futuro porque en el descansa la dinámica del cambio y debe estar sumamente capacitad.  Se debe cumplir ahí el presupuesto público en el porcentaje que le corresponde constitucionalmente.
Como dijera Abraham Lincoln, "el conocimiento es la mejor inversión que se puede hacer". Es el  que inyecta la innovación por la venas de millones de niños. Como se ha dicho, es la educación primaria la que civiliza y desenvuelve la moral de los pueblos. Son las escuelas la base de la civilización". Hombre, pueblo, Nación, Estado, todo: todo está en los humildes bancos de la escuela. 

De ahí que en Finlandia, Suiza, Estados, Unidos, Japón, Reino Unido, el maestro es el maestro. Es un ser por el que todos hacen reverencia. ¿Por qué no se les capacita, se le da sentido a la nueva educación orientada a una economía del conocimiento, como ellos lo piden en otras palabras pero con el mismo significado?  ¿Por qué no se les levanta la autoestima valorándolos por lo que son y por lo que hacen?

Ya lo dijo José Faustino Sarmiento, "todos los problemas son problemas de educación". No hay ni habrá futuro si seguimos maltratando a los maestros sin darles acceso a conocimiento nuevo, remuneraciones justas y equitativas y sin reconocer su trascendental trabajo. Para comenzar con los niños –alianza público privada- que el Ministerio de Educación capacite a los maestros de la primera enseñanza para que enseñen a los niños cómo planear, fomentar el ahorro y proponerse metas financieras. Que se impulse luego, como en Alemania, un novedoso sistema educacional que brinde oportunidades de empleo a los jóvenes combinando teoría y practica en empresas privadas.

Si logra hacerse, dejando de lado la politización y ruido ideológico,  ¡Adelante!

Nota. No estoy autorizado para mencionar los nombres de los profesores. Pido la compresión por la omisión de dichos nombres, pero todos ellos hablaron con sinceridad y honestidad.