jueves, 24 de junio de 2010

La no intervención militar en el gobierno como dogma


DE MAC ARTHUR A MC CHRYSTAL

JESUS JIMENEZ LABAN

Para muchos sigue siendo sorprendente la conducta de un militar insubordinado al poder civil. Inusualmente declaró a la prensa para cuestionar “la preparación del mandatario” y de los funcionarios del gobierno del presidente Barack Obama.

Hay quienes señalan que es natural que un profesional de la guerra sepa más de tareas militares que un jefe civil. Pero se suple con un buen asesoramiento de expertos. A diferencia de algunos gobiernos en América Latina, en Estados Unidos es un dogma la no intervención de militares en el gobierno, algo que se ha respetado al pie de la letra en más de 200 años de historia republicana.

Stanley Mc Chrystal, ex jefe de la OTAN en Afganistán, fue relevado por el Presidente porque su conducta no encuadraba en los criterios requeridos para un militar de tan alto rango. Aunque pidió disculpas antes de ser relevado, los comentarios mordaces sobre el presidente y su administración no cambiaron la decisión de la Casa Blanca, cosa que ha sido acogida favorablemente por el ciudadano, según los analistas, porque lo que hizo el general fue una falta de respeto.

Este incidente irrespetuoso recuerda a muchos el caso MacArthur. Hace casi sesenta años, no una revista sino un congresista hizo pública una carta del general MacArthur en que criticaba al Presidente Harry Truman por llevar una estrategia limitada en la guerra de Corea. El ilustre soldado, héroe de la II Guerra Mundial por su campaña exitosa en Japón, como lo recuerda el Nuevo Herald, fue relevado cuando estaba a punto de convencer al Pentágono de usar armas nucleares contra China.

Dejando un momento el caso americano, cabría recordar que en el Perú en las esferas militares policiales en sus diferentes órdenes jerárquicos cado uno debe obediencia al siguiente y así sucesivamente hasta llegar a lo más alto, el rango del Presidente de la Republica, Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional (art. 167 Const.).

Por doctrina, por experiencia y por norma las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional están subordinadas al Poder Civil. La doctrina dice las Fuerzas Armadas no deciden. Es el Poder Civil el que toman las decisiones. La experiencia habla de obediencia a la Constitución y la Ley. La Constitución de 1993 (art. 169 Const. caso peruano, por ejemplo) decía en su versión original que éstas no son deliberantes.

Es decir, no discuten ni votan porque si lo hicieran, desaparecería la disciplina. Sin embargo, los uniformados han ganado un espacio en el ejercicio del voto democrático sin generar desorden. Previa reforma constitucional en el año 2005 “los miembros de las fuerzas armadas y de la Policía nacional tienen derecho al voto y a la participación regulados por ley. Son las leyes y reglamentos los que determinan las funciones y norman la disciplina de los institutos armados y policiales (art. 168 Const.).

Volviendo al caso americano, el general Mc Chyristal es un subordinado, dijeron los analistas. El poder militar está subordinado al poder civil. Sin embargo, cuando comenzó a gobernar el Presidente Obama, el militar presionó de manera pública para el aumento de tropas en Afganistán. Fue una presión abierta que fue criticada en las encuestas por los ciudadanos, pero se dejó pasar.

Entonces, el asunto no parece reciente. El primer choque con Obama fue cuando pidió aumento de tropas para continuar los combates en territorio afgano en algo que no fue comprendido por Obama aunque sí por Hillary Clinton, su Secretaria de Estado, según varias opiniones que publica la prensa estadounidense.

De este modo, la única que lo apoya es Hillary Clinton, a juzgar por analistas serios de la situación. Académicos y politólogos recuerdan el ascenso en su popularidad que en las encuestas figura como la carta favorita para las elecciones presidenciales de 2012. ¿Puede este militar rebelde ser candidato a algo en el futuro? Es la pregunta del millón, pero aún es temprano para definir el destino que correrá el relevado oficial.

Con información de CNN, Miami Herald, AFP, Rolling Stone, Casa Blanca, Capitolio