jueves, 24 de junio de 2010

El caso Rolling Stone


UN GENERAL QUE NO RESPETA

JESUS JIMENEZ LABAN

Resulta sorprendente que un general como Stanley Mc Chrystal, jefe de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, designado por su inteligencia estratégica, sea un militar que no respeta. Que un medio de comunicación como la revista Rolling Stone, que habla de Lady Gaga y no de asuntos militares, sea usado para cuestionar “la preparación” del mandatario y de funcionarios del gobierno del presidente Barack Obama, es algo que realmente llama la atención.

El general Mc Chrystal, que acababa de cumplir un año como destacado al teatro de la guerra en Afganistán, dijo en la entrevista que Obama se veía intimidado cuando él estuvo en la Casa Blanca con militares de alta graduación y que no sabía de lo que hablaba ni tenía una idea de las cosas que pasan en Afganistán.

La postura mordaz del general Mc Chrystal corrió como reguero de pólvora. En círculos políticos, mediáticos y militares se filtró la información que en sus declaraciones se habría mostrado irrespetuoso con Jim Jones, asesor para la seguridad nacional de la Casa Blanca, confrontacional con el vicepresidente Jhon Biden y decepcionado por el comportamiento del mismo Presidente Barack Obama.

Las disculpas posteriores de Mc Chrystal no cambiaron la decisión de la Casa Blanca. El miércoles 23 de Junio de 2010 se dio a conocer su relevo, “no por insultos personales –aclaró el Presidente Obama- sino porque su conducta no encuadraba en los criterios requeridos para un militar de tan alto rango”. Saliendo al encuentro de los rumores que desató la postura del general, el Presidente puso énfasis en que Mc Chrystal siempre obedeció sus órdenes y que lo admiraba.

La decisión fue respaldada por representantes y senadores del Capitolio, entre ellos John Mc Cain, militar que luchó en la guerra de Vietnam, ex contendor de Obama en la campaña presidencial de 2008. En tanto, voces del Pentágono habrían dicho que su comportamiento parece ser de cualquier militar menos de la sede del Departamento de Defensa de Estados Unidos.

Sin embargo, a juzgar por analistas serios la única que lo apoya es Hillary Clinton, Secretaria de Estado. Académicos y politólogos recuerdan el ascenso en su popularidad en las encuestas figurando ella como la carta favorita para las elecciones presidenciales de 2012. Ahora bien, ¿Puede este militar rebelde ser candidato a algo en el futuro? Es la pregunta del millón, pero aún es temprano para definir el destino que correrá el relevado oficial.

En un comienzo se especuló que la salida Mc Chrystal era consecuencia de una profunda división entre la administración civil y la estrategia militar. Pero el general David Petraeus, que lo reemplazará después que el Congreso lo confirme, continuará la misma estrategia que Mc Chrystal, asistiendo a un escenario en el que el pueblo afgano mira de lejos el conflicto que estalló para reducir las fuerzas que se cree han provocado los atentados del 11 de Septiembre de 2001. Se quiso tener bajo control esa región para evitar que sirviera de centro de entrenamiento para nuevos ataques terroristas. Pero las cosas parecen volver al estado anterior al atentado contra la Torres Gemelas del World Trade Center.

El problema en esta guerra costosa es que en lo que va del año hay importantes en la operación contra baluartes del Talibán en el sur de Afganistán. Sea como fuere, el ejército americano y sus aliados abandonarán Afganistán el próximo año tal como anuncio en unos de sus discursos el Presidente Barack Obama.

Con información de CNN, El Nuevo Herald, AFP, Rolling Stone, Casa Blanca, Capitolio