miércoles, 24 de septiembre de 2008

TIEMPO DE EXPORTAR A ESTADOS UNIDOS LO QUE EL MERCADO QUIERE



Nuevas Oportunidades de Negocio (Parte II)
www.euaperu.com
.
Jesús Jiménez Labán
.
A veces, por el ímpetu de la emoción y del entusiasmo, un empresario quisiera entrar de golpe al mercado de Estados Unidos de América (EUA) tratando de hacer realidad el sueño del negocio propio de exportación. Sin embargo, consejeros locales e internacionales creen que esta no es siempre la vía más apropiada debido a que no está bien familiarizado con el mercado, lo cual puede tener complicaciones en la inversión, los contratos y la documentación.
.
Los mismos expertos creen que lo más aconsejable es tener el negocio listo como el tren de pasajeros que camina sobre rieles propios y seguros. Incluso, , tal vez, salga más a cuenta capacitarse y entrenarse intensamente, diseñar y colocar el producto en una empresa confiable que opere en Perú y haga negocios directamente con Estados Unidos que, a diferencia de otros países, tiene un gran segmento de la población con dinero extra para hacer compra de artesanías y artículos de regalo.
.
En el año 2002 el consumo mundial en este rubro fue nada menos que de 37.9 mil millones, en tanto que en 2007 esa cifra aumentó exponencialmente a 65.2 mil millones, según gráficas mostradas hace poco en Lima a un grupo de exportadores por la Dra. Ana María Deustua, Consejera Comercio del Perú en Estados Unidos. De ello pueden dar testimonio empresas peruanas tales como Intercrafts, Allpa, Manos amigas, Aptec, Delta, Senca y Minka que exportar al mercado americano nuestros productos bandera, según hizo conocer Karin Taylor, CEO Ten Thounsand Villages.
.
El tema fundamental aquí es que hay negocio para todos. Como en toda transacción internacional, el factor clave es el volumen. Se ha visto que muchos negocios se pierden por falta de oferta y no hay excepción en artesanías, joyería y regalos.
.
Vale recordar que, como se dice con frecuencia, Estados Unidos es un país enorme donde cada Estado es tan o más grande que un país emergente de América o Europa. Para tener una idea en el Estado de Florida cabría económicamente Corea del Sur; Nueva York se parece a Brasil; California a Francia; Pensilvania tiene similar poder económico que Alemania y Perú es igual que Utah, el único lugar en que Estados Unidos donde 4 Estados se encuentran –junto con Arizona, Nuevo México y Colorado- en lo que se conoce como “las cuatro esquinas”.
.
Geográficamente, estamos frente a un mercado siete veces más grande que Perú, con un PBI 128 veces más grande, ingresos per cápita doce veces superior a nuestro país. Existe, pues, una feroz competencia por ser Estados Unidos el comprador más grande de artesanías en el mundo.
El cierto que el petróleo bordea los 100 dólares el barril, el desempleo trepa a 6.1 por ciento, la inflación llega 4.2 por ciento, algunos inversores de la Bolsa de Nueva York migra hacia otras plazas y la Reserva Federal junto al Tesoro de EUA sustentan un paquete de 700 billones para el rescate de su sistema financiero.
.
Pese a todo, como hemos visto, el negocio de las artesanía sigue su ritmo tal como se ve cuando compra ropa de bebé artículos para el hogar, la familia y decorativos en sus cadenas de distribución como tiendas especializadas, museos, venta directa, tiendas por departamento etc. Lo que ha pasado en septiembre, dice la consejera comercial Deustua, no es debacle de Estados Unidos, de manera que lo que se apruebe en el Capitolio devolverá la confianza a la gente. “El Fondo Monetario Internacional pronostica 1% para el 2008 y 1.9% para el 2009”, señala.
.
Sea como fuere, se requiere mucha prospectiva para hacer negocios que necesitan como mínimo año y medio o dos años de capacitación, entrenamiento y preparación para asegurar continuidad en el tiempo. Tan importante como aquello es trabajar con las cartas claras sobre la mesa tanto en el precio como en los contenidos de los productos porque lo que se busca es una relación a largo plazo y de mutua confianza.
.
No es cuestión de aterrizar en Nueva York, Miami o Los Ángeles para poner un stand en una feria. Es dar al mercado lo que la gente busca y prefiere como ocurre con las mujeres bonitas que buscan bufandas, carteras, joyas para ser todavía más preciosas.