miércoles, 30 de abril de 2008

ARTICULANDO A GRANDES Y PEQUEÑOS

ACCION Y REACCION DE LAMBAYEQUE A LAS PUERTAS DE UNA NUEVA ERA
.
Jesús Jiménez Labán (*)
.
Un respetable ciudadano lambayecano se acercó a una de las ventanillas de los numerosos bancos, cajas municipales, Edpymes que existen en el centro en busca de un préstamo de 2 mil soles para pagar deudas. Otra ama de casa pidió 4 mil soles para remodelar su casa, comprar ropa y hacer turismo. Muchos otros hicieron préstamos para cubrir los gastos de la temporada escolar. Cito solamente estos tres casos para ilustrar que Chiclayo se ha convertido en una poderosa plaza de micro créditos donde dentro de poco bancos, cajas y Edpymes se trenzarán en una pelea feroz y sobrevivirá el más fuerte.
.
Sin embargo, no estamos hablando de préstamos productivos para crear negocios y hacer empresa sino de endeudamiento futuro de familias enteras que reciben el dinero ahora pero no saben si podrán pagar mañana. De este modo, Chiclayo asiste ahora a una fiesta de préstamos y al auge de los micro seguros, pero esconde bajo siete llaves el tesoro real de la comunidad que es su creatividad, su gente y sus tierras ricas en petróleo, abonos y en clima.
.
Cuando ingresé al área de comercio exterior de la SUNAT en plena avenida Balta vi a unos cuatro gatos en enormes oficinas que pedían información para exportar. Nadie sabe en Chiclayo, por tanto, que el Estado da facilidades a los micro, pequeños y medianos empresarios para hacer exportaciones hasta 2000 dólares por operación. Teniendo el producto, un cliente en el exterior, RUC, una clave SOL para pagar los impuestos y conexión con Serpost para enviar bultos hasta 50 kilos, el aventurero puede ganarse la vida y asegurar su futuro. Hay, pues, una ventana abierta al mundo, pero es ignorada por el pequeño comerciante que tranquilamente podría hacer una cadena de micro-exportadores y sacar ventaja del comercio exterior.
.
Queda claro que Chiclayo no va a salir del subdesarrollo si es que no logra articular a los grandes y los pequeños empresarios porque los dos generan riqueza. No pueden ser enemigos porque ambos se necesitan.
.
Como decía, he visto a gente humilde hacer uso de los micro créditos en las zonas urbanas, pero en el campo no existen analistas que visiten a los agricultores cuando son necesarios –ahora más que nunca- para la tarea de articulación que realiza, por ejemplo, la Corporación Financiera de Desarrollo (COFIDE) en su empeño de propiciar mayor acceso al crédito armando las cadenas productivas para asegurar volumen exportable junto con cooperación técnica y asesoría financiera.
.
Se ha dicho que la costa peruana tiene más ventajas que la selva en materia agrícola y que en la sierra está todo por hacer. Este es el momento de la agroindustria para Lambayeque si no perdemos de vista el nuevo escenario internacional y el tremendo potencial agrícola que tiene la ejecución del proyecto Olmos cuyos ingenieros rompen ahora la roca viva de la Cordillera para trasvasar las aguas del río Huancabamba hacia las pampas de algarrobo. Esta locomotora del desarrollo de Lambayeque significará más energía para la industria y el comercio, más producción para paliar el hambre de mucha gente y futuro portuario para conectarse con un mundo que no pide tanto arroz sino productos que subirán aun mas de precio como el trigo, el azúcar y el maíz. Y el valor agregado –valor que se suma a la materia prima y al capital- debe ser el nuevo caballero de los mares que se sustente la agroindustria.
.
Por consiguiente, es bueno que todo chiclayano identifique y pruebe sus fortalezas y potencialidades. Tiene capacidad económica para aumentar productividad. Tiene potencial exportador. Tiene ideas e imaginación para convertirse en la nueva potencia económica del país. Tres palancas poderosas que deben ser empuñadas por los grandes y los chicos en una sinergia que se ponga en línea con los nuevos cambios que imponen los acuerdos comerciales teniendo en cuenta la visión tripolar peruana para los negocios con Estados Unidos, la Unión Europea y Asia.
.
He tenido una buena impresión de cómo los jóvenes se mentalizan con la agroindustria desde proyectos semilla como el que impulsa el Servicio Nacional de Adiestramiento en Trabajo Industrial (SENATI). No menos pujante es la vocación por la recuperación de la identidad de Chiclayo poniendo énfasis en su patrimonio cultural de cara al turismo receptivo.
Y por qué no en la preocupación de sus planificadores por tener una ciudad con crecimiento más orgánico, infraestructura vial y portuaria, mejora de la calidad educativa y nuevas áreas hospitalarias al servicio de la salud de la población.
.
Dentro de poco, antes durante y después las cumbres mundiales de América Latina, el Caribe y la Unión Europea (ALC-UE) en mayo, y del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), en noviembre; vendrán misiones de inversionistas a Lambayeque y buscarán aliarse con socios de la iniciativa privada que hablen su propio idioma –en inglés, francés, alemán o mandarín, software contable, transparencia en contrataciones públicas y rapidez en las decisiones- y operadores que pedirán con insistencia a los funcionarios reducción de las barreras burocráticas, normas más prácticas, gestión de conocimiento y preparación, formación, acreditación y certificación de ejecutivos para concebir proyectos, sustentarlos, financiarlos y ejecutarlos.
.
Y es que el dinero es cobarde. Viene huyendo de las turbulencias bursátiles, después de las crisis hipotecarias que tumban bancos de inversión, vuelven insolventes a los consumidores y estremecen las bolsas de valores, y se espanta con la horrorosa espiral de precios del petróleo y de las commodities, tradicionalmente las materias primas.
.
La tragedia de unos, puede ser la prosperidad de otros. Pero el peligro mayor es tener las ventanas abiertas y no estar a la altura de los tiempos. ¡Cuidado!
.
Consultor en desarrollo estratégico, profesor universitario, Presidente de la asociación civil CENTRUM LABAN