domingo, 14 de octubre de 2012

EL FUTURO DE CHAVEZ...TODO DEPENDE DE LA BILLETERA


EL FUTURO DE CHAVEZ...TODO DEPENDE DE LA BILLETERA

JESUS JIMENEZ LABAN

Después de las elecciones en Venezuela, todavía quedan hechos por venir que van desde las elecciones para gobernadores, alcaldes y parlamentarios hasta la devaluación del Bolívar en Enero de 2013 y la nacionalización completa de la banca, según analistas internacionales que estudian muy de cerca el tema.

Me pareció muy ilustrativo el programa de Andrés Oppenheimer trasmitido por la CNN en un momento en que la mirada del mundo está puesta en Venezuela porque no encuentran lógico el resultado de las elecciones. Es decir, la gente no estaba preparada para que gane otra vez Hugo Chávez sino para que gane Henrique Capriles, líder de la oposición.

Pero, algunos se preguntan ¿que se tiene que objetar a las elecciones si el conteo de los votos se hizo de manera correcta? Al parecer nada en términos técnicos. Pero hay quienes dicen -y se repitió en el programa- que Chávez no ganó las elecciones en las urnas sino en las pre-elecciones, es decir, la megainversión que hizo el estado en programas sociales del orden de los US$ 300.000 millones. (otros hablan de US$100.000 millones)

Como recordó el programa "Andres Oppeinheimer presenta", cuando Chávez subió al poder en el 2009 había sólo 2 millones trabajando en la administración pública. En cambio, ese número se ha elevado a 8 millones de venezolanos.

Para los analistas, este caudal electoral -gente que trabaja para el estado, que tiene prestamos de vivienda del estado, que gana el sustento para su familia- es el que votó por Chávez, sea por gratitud o por temor o por amenaza, según otros despachos.

Si a todo ello, se suma que Chavez apareció 11 veces más que Capriles en los medios, como señala Le Monde y tuvo a su disposición 2 mil cadenas de televisión para hacer su campaña, entonces la situación es explicable en sus resultados. 

Lo que hacen notar también los mismos analistas es que el presidente re electo de Venezuela no ha crecido mucho con su número de electores. Es casi numéricamente la misma fuerza que en las elecciones de 2006. En cifras absolutas, la comparación con las elecciones de 2006 muestran una evolución que no se ha marcado lo suficiente, pero que importa valorar en el futuro político de ese país: en cifras redondas, en seis años, Chávez pasó de 7.300.000 votos a 8.133.952 votos ; y el candidato opositor, de 4.300.000 a 6.498.527 .

Pero la pregunta que se hacen muchos es en qué medida el gobierno de Venezuela puede a partir de ahora influir con su revolución bolivariana en la región, un mecanismo político alternativo a lo que llama el chavismo "capitalismo salvaje" o liberalismo. 

¿Se va radicalizar o se va a moderar?, fue la pregunta insistente de Andrés Oppneheimer. Contrariamente a lo que otros sospechan, la respuesta de los invitados en el programa fue que su capacidad de influencia en la región depende de la billetera con que se presente el presidente Chávez. 

Y parece que los temores se disipan por cuanto el apogeo de Chávez fue cuando el petróleo trepó a US$ 150 el barril, pero ahora que se ha estabilizado en US$ 100, no hay muchos recursos como para hacer activismo en el exterior, dicen analistas financieros que operan para EE.UU o en la región latinoamericana. 

El corazón financiero de Chávez está en PDVSA, la petrolera estatal venezolana que con sus recursos alimenta los programas sociales y para financiar el llamado "socialismo del siglo XXI". Sólo el año pasado, unos u$s 30.000 millones se habrían destinado a programas sociales, según reportes

Se habla de un incumplimiento de producción de 3 millones de barriles diarios. Se calcula que unos 2,4 millones de barriles diarios de la producción se destinan a las exportaciones.

Curioso destino, algunas ciudades de Venezuela sufren apagones por falta de energía.

Pese a todo, el petróleo, que en un 40 por ciento se destina a EE.UU, es la fuente del poder económico. Con esa fuente se nutren los programas sociales a través de la creación de un fondo de US$ 100.000 millones que no entran al presupuesto público, según la explicación de los analistas financieros. Es más, por algun motivo el petroleo se cotiza a US$ 40 y no a US$ 100, cosa bastante rara que hacen notar los investigadores. 

El planteamiento del problema apunta a que un Chávez envalentonado con la victoria electoral, emprenda una nueva estrategia bolivariana en la región como alternativa al modelo liberal de Brasil, Chile, Colombia, Perú, entre otros. 

El ex presidente de Chile, Eduardo Frei -líder de la centro izquierda- no cree que la política exterior de Venezuela altere la integración que necesita la región en términos energéticos, hídricos y de infraestructura. 

Pero, a juzgar por primeras declaraciones del vice canciller de Venezuela (antes que Maduro fuera ratificado como Canciller), sí se pondrá énfasis en esa "revolución bolivariana" contra lo que llamó el aparato politico-económico y mediático del liberalismo. 

Entonces, viene la pregunta. ¿Pueden los resultados de Venezuela hacer cambiar la forma de pensar de los gobernantes en la región? Si la pregunta está dirigida a las re-elecciones, la situación para Eduardo Frei es evidente. Pero nadie sabe si es grande o no en otros gobernantes la tentación de la reelección eterna o la presidencia vitaliacia tras una reforma de las constituciones. Hay quienes temen que cunda el estilo de Chávez para ganar elecciones, es decir, el uso de recursos naturales para orientarlo a programas sociales, alimentar o sacar de la pobreza a los pobres (sector D y E) y luego traducirlo en votos.

El gran reto que tiene Capriles es hacer pedagogía para evitar la polarización. Como dice Frei, un gobierno que entra legitimamente por las urnas pero luego se convierte en populismo es un gobierno que vive de la confrontación, del enfrentamiento y de la pelea entre gobierno y oposición. La democracia es diálogo, altura entre gobierno y oposicion y participación ciudadana. 

Todo lo demás tiene que ver con el futuro de los precios del petróleo. A más valor de la gasolina, habrá más Chávez. A menos valor, más moderación sin contar el factor salud que está de por medio en esta ecuación política. 

Si los precios de petróleo están estables, ¿tiene billetera escondida el presidente re electo? El tiempo lo dirá.

Fuente: Con información de Andrés Oppenheimer presenta