martes, 28 de agosto de 2012

LA AGENDA PENDIENTE


LA AGENDA PENDIENTE

JESUS JIMENEZ LABAN

Hay quienes señalan que si alguien pudiera ver la agenda del Poder dentro de los muros de Palacio, casi con seguridad -afirman- podrían encontrar estos temas por orden de prioridad.

--El imperativo que tiene para el P 
erú la adhesión a la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, en atención al artículo publicado por el Embajador Javier de Perez de Cuéllar. 

--La defensa del Estado en aspectos vinculados a los Derechos Humanos, sobre todo si la CIDH va ratificar o no el fallo de la Sala Permanete de la Corte Suprema y la urgencia de un amplio debate acerca del proyecto de Ley del negacionismo que ha generado temores por ser vista la iniciativa como peligrosa para la Libertad de Expresión si no se establecen parámetros adecuados para evitar la vulneración de derechos fundamentales (Ver contrapunto Marisol Espinoza). 

--La nueva metodología y procedimientos para resolver conflictos que tienen que ver con los recursos naturales. Y el "fine tunning" (negociación fina) para alcanzar un equilibrio entre ecología e inversiones. Los riesgos políticos y su impacto en las inversiones.

--El presupuesto público, la inclusión de partidas para los nuevos sueldos de maestros y de policías y militares.

--Y, por supuesto, no menos importante el tema de la salud, sobre todo una solución humanitaria a la necesidad de atencion de lo pacientes en emergencia en todos los hospitales de Essalud.

--A juzgar por análisis gremiales empresariales, tal vez una revisión de las cifras y de las tendencias del crecimiento del Perú, de una eventual desaceleración en los próximos tres años (5.5%) por factores externos (Ver Standard& Poor´s) y las estrategias de posicionamiento del Perú en nuevos mercados y apertura de nuevos acuerdos comerciales (TLC) con nuevos países. 

Quizás escapen muchos temas -no se puede complacer a todos- pero a juzgar por sesudos analistas, estos son los temas que marcan la prioridad del momento. 

¡Animo!