sábado, 3 de marzo de 2012

¿PRENSA CORRUPTA Y ABUSIVA QUE HA SIDO VENCIDA?, FRASE DE CORREA QUE CARACTERIZA EL PEOR PRECEDENTE DE APLASTAR A LA PRENSA

¿PRENSA CORRUPTA Y ABUSIVA QUE HA SIDO VENCIDA?, FRASE DE PRESIDENTE CORREA QUE CARACTERIZA EL PEOR PRECEDENTE DE APLASTAR A LA PRENSA
¿Qué lenguaje es este? "No es el de un demócrata sino el de un dictador. Alguien que se comporta como Rey y no como Presidente elegido por el pueblo".
Palabras más, palabras menos. Así lo ven los activistas de todo el mundo al Presidente Rafael Correa quien acaba de retirar su querella por difamación ante la Corte Nacional de Justicia que condenó a 3 años de cárcel al periodista Emilio Palacio y una multa por US$ 40 millones a los propietarios del diario El Universo, los hermanos Nicolas, César y Carlos Pérez.
Correa, quien es acusado por la crítica de prerender en varios casos ahogar a la prensa y aplastar a los periodistas, ha dicho "perdono pero no olvido", frase que ha sido interpretada por los defensores de derechos humanos y de la libertad de expresión (Ammnistía y Human Rights Watch) como una amenaza velada por lo que NO hay que bajar la guardia.
Por escribir el colega Palacio en una columna de El Universo que el Presidente Correa mandó disparar contra inocentes en un hospital mientras sofocaba una protesta de policías por aumento de salarios en un intento de golpe de estado, le costó al periodista un juicio que lo envió al asilo a EE-UU y a los dueños pedir protección, dos en en territorio americano y uno en la embajada de Panama en Quito-.
Correa hizo lo mismo, enjuició a otros dos periodistas por escribir un libro acerca de contratos del Estado ligados a su hermano mayor, Fabricio Correa, pero la querella igualmente fue retirada.
 
O sea, enjuicia, intimida, amenaza, multa, asusta, usa el poder de los jueces y cuando no hay nada, nada que hacer, aparece la "bondad" del Presidente, "perdona" a sus detractores. Correa lo niega todo siempre. Pero en este caso dice "La prensa corrupta, abusiva ha sido vencida". "Hay perdón, pero no olvido"
Es el peor ejemplo en América Latina de persecución a periodistas.