sábado, 11 de febrero de 2012

¿SE PUEDE QUITAR ESTAS IMPUREZAS A LA POLITICA PERUANA?

PERMITANME ILUSIONARME: ¿SE PUEDE QUITAR ESTAS IMPUREZAS A LA POLITICA PERUANA?


No entiendo muy bien qué pasa con la política peruana. Sólo quisiera hacer notar tres aspectos para sacar conclusiones.

1.- Es decente que el gobernante que deja el poder, rinda cuentas. Rendicion de cuenta o "Accountability" al estilo inglés reclama de la democracia. Pero no puede poner en evidencia actos que terminarían -si no se hacen bien las cosas- en caza de brujas. Que se investigue a fondo sí, pero es inaceptable justificar ensañamientos contra los investigados o comportamientos parcializados.

2.- En un país que tiene el teléfono malogrado (Lima no se comunica con provincias ni éstas saben lo que pasa en la Capital), es una pérdida de tiempo convertir la política en una división por estancos. Un sector quiere una cuota del poder y otro la suya. Grupos politicos ideológicamente opuestos polarizan el país. Y así el servicio al bien comun se retarda y posterga indefinidamente. De manera que lo peor que podría ocurrir en el Perú es tomar la costumbre de cambiar gabinete a cada rato como "lavar camisas"

3.- Los analistas más valorados ponen en sus columnas y editoriales la existencia de fondos fantasma (con que se financió -con los de adentro y los de afuera- la campaña política) y supuesta devolución de favores. ¿Quién dice algo? Se dice, pero no se investiga. Este es un tema casi generalizado, todos los partidos deberíam poner muy claras las cifras ante la autoridad electoral, salvo honrosas excepciones.

Ojo, se habla aqui de sólo tres tendencias (la desviación en la rendicion de cuentas, los fondos de campaña y la divisón de política por estancos) que los observadores registran en sus retinas políticas. Pero debe haber muchas más tales como disfrazar un sentimiento antiminero (caso Conga) con una marcha por el agua hacia Lima, cosa que requiere diálogo y no confrontación con mediadores valorados y respetados.
 
Y los caciques, tema que no se queda atras en importancia, que hacen y deshacen en sus zonas, especialmente vinculadas a la propiedad y a la agriculura. ¿Se quiere insistir en poner límite a la propiedad agraria? El mundo exige volumen de exportacion -cosa que para bien o para mal se logra con latifundio (producción concertada) y no minifundio (campesinos dispersos con sus chacras). Y ¿qué pasa con los "caciques" que como los "hacendados" en el pasado ponían su propia ley dentro de su zona?
 
Un articulista menciona a un operador norteño de las azucereras -y lo he escuchado tambien en otras fuentes- suspicazmente generoso con algunos "congrisistas" y "coleguitas". (Ver la lista publicada en Chiclayo). Esto no puede ser! ¿Señores, cuándo de una vez se venden las acciones del estado de las azucareras?. ¿No tienen derecho los trabajadores a ser accionistas?