sábado, 11 de febrero de 2012

BASES PARA NUEVAS DEDUCCIONES

LOS DE ARRIBA, LOS DE ABAJO Y LOS IRREGULARES


Cumplimos seis meses con nuevo gobierno. Ni los inversionistas se han ido, ni los políticos están perseguidos ni la Economía se ha descarrilado. Era, como se prueba ahora, parte de la paranoia política de las elecciones presidenciales 2011 o muestra de desconfianza de lo que unos recuerdan como "establishment! cuando los otros pierden las elecciones.

Al cumplirse seis meses, algunos distinguen tres momentos, salvo mejor parecer, de esta nueva Administración: 1.- El acomplamiento del nuevo gobierno al empresariado o el empresariado al regimen (ver gravamen minero). 2.- La libertad de prensa amenazada pero después con algunas garantías desde el núcleo del poder (Ley Mordaza) 3.- Destapes de corrupción antes de la toma de mando y debilitamiento despues de las acciones anticorrupción (Ver casos y encuestas)

Claro, la cosa no ha sido fácil para el Perú por las protestas sociales desinformadas contra las inversiones mineras porque se les quiso demonizar como enemigas de las comunidades y eso es lo que se trata de corregir una campaña minera con impulso mediático (ver propaganda y publicidad últimas)

Sea como fuere, no hay que olvidar que en tiempo récord esta crisis social -artificial o no- consumio las balas políticas de un gabinete que unos ven se marchó con las izquierdas y otros. fortaleció la posibilidad de ascenso de un gabinete al que se le colgó, con razón o sin ella, el "sanbenito" de derechizacion.

En realidad, la impresión que se va formando la gente inteligente, con hábil uso de observación y deductiva es que el gobierno busca un equilibrio: en la misma medida que protege a la población no quiere que se metan con las inversiones. Y esto no lo entienden grupos cerrados. A pesar de algunos exabruptos (Ver Montevideo), el Presidente Ollanta Humala sigue la hoja de ruta (Ver ONU, Hawaii, España, Davos)como locomotora de la gran transformación que incide en la inclusión social, punto fuerte de su gobierno.

Por ahora, la fiesta está en paz con la opinión pública (ver índice de, popularidad presidencial), los programa sociales funcionan (Pension 65 y otros) y más inversiones quieren venir para colocar sus activos en turismo y hoteloría (España), infraestructura (25 mil km de carreteras más puertos y aeropuertos), energía y minería (creo que mordieron el anzuelo en Davos porque ahí estuvieron los grandazos juntos con el mandatario peruano y sus ministros (Ver Balance de Davos y compromisos de inversión).

Claro, si tomamos la política de manera constructiva, conviene al país que la fiesta siga en paz. Pero parece existe un escollo grande para que una poderosa maquinaria asegure la lucha anticorrupcion a toda máquina. (ver antecedentes de casos sonados)

Ese es el punto débil para muchos analistas y si sigue así -siguiendo a los mismos observadores- esto le puede pasar la factura al mandatario, más tarde o más temprano y lo decimos con respeto a su alta investidura. Claro, a ningun corrupto le va a convenir que le hagan los destapes, pero la única fuerza que puede impedirlo -dentro y fuera del Congreso- es una prensa libre y sin tenazas que pongan en jaque a los periodistas probos, honestos y sacrificados. Debemos profundizar la democracia con más Libertad de Expresión.

Y esa Ley Mordaza debe desaparecer del universo político en aras de las transparencia de los negocios públicos y privados y la rendición de cuentas (accountability dicen los gringos y no borron y cuenta nueva). De ninguna manera, no se puede negociar con la corrupción, sea cual fuere la situación en que se encuentrara el poder.

Sin embargo, algunos quieren pasar de largo este tema -el de la corrupción- porque quemaría y envíaría a los irregulares al infierno o al fondo del mar, hablando en lenguaje figurado. Y más aún, cuando el político piensa en las próximas elecciones, quiene captar votos de la juventud y se frota las manos cuando al Perú le pasa algo malo como si no fuera su país. Qué graciosos!

Si, pues, son los mismos que piensan que no tienen amigos...sólo intereses. Y esto, cualquier ciudadano con conocimiento prácticos de leyes lo intuye, puede traslucirse en breve en el Congreso donde estarán a la orden del día las nuevas alianzas, las nuevas coaliciones o los nuevos pactos, pero a cambio de qué...?

Hay que ser consciente que el pueblo no dio cheque en blanco al gobierno y eso explica los porcentajes de la representación de la Nación en el Congreso. Pero cuidado! ¿Nos vamos a poner a pelear en el páis y tirar puyas a los países vecinos para inquietar las inversiones? Sólo un loco haría eso. ¿No estamos viendo, acaso, la caída del crecimiento mundial a 3 por ciento en 2o12? ¿Somos conscientes que ahora mas que unica necesitamos unidad para resistir juntos la crisis.

Una familia dividida no se puede mantener en pie. ¿Vamos a dividirnos para que el Perú económico se haga añicos? No, pongámonos anteojos antes de actuar, por favor. Es mejor, amigos, decir a tiempo "juntos pero no revueltos", antes de que calienten los motores de las elecciones municipales próximas y de ahi solo hay un paso para la generales. Un ambiente electoral prematuro pone lupa de aumento a todos los errores y metidas de pata de quienes están arriba por lo que mejores pensar antes de actuar...

Si no, que los siquiatras, sicologos y pedagogos que velan por la integridad del hombre, ayuden a fortalecer los fundamentos morales y éticos del Perú.