sábado, 15 de septiembre de 2007

TURISMO: HOJA DE RUTA PARA EL TURISMO DE AVENTURA

PIENSE Y ACTÚE CON UN SAFARI
.

Por Jesús Jiménez Labán
.
No hay familia en Perú que no se alegre cuando recibe un familiar desde lejos. Sea éste hijo, nieto, yerno o nuera o suegra, el único afán es que todos tengan un recuerdo inolvidable del Perú. Es esto, precisamente, lo que, a veces, genera angustia, preocupación o expectativa porque nuestros visitantes reciban lo mejor.
.
No hace mucho un turista extranjero no tenía una idea exacta de Perú, pero quería visitar, reunirse con su gente y recorrer lugares turísticos y de entretenimiento. Por supuesto, conociendo que en estos menesteres es mejor no aventurar, opté por asesorarme por profesionales en turismo. Para comenzar, siempre hay que recordarlo, es importante hacer planes de viaje con un mes de anticipación, de tal manera que podamos asegurar, por orden de importancia, el avión, el hotel y el tour, si el turista prefiere no hacer el recorrido por su cuenta.
.
Por supuesto, consciente del problema de seguridad en Perú, me puse a reflexionar un poco acerca de los posibles contratiempos que pudiéramos encontrar en el camino. Por ello las recomendaciones que recibí fueron contratar una línea aérea o agencia de viaje seria que no cancele, retrase o revenda los tickets, un buen guía que hable el inglés perfecto y asegurar que el recorrido turístico sea completo.
.
Estas simples recomendaciones pueden aplicarse junto con otras que tienen que ver con seguridad y economía. Por ejemplo, evitar conversar con extraños, confirmar que alguien del hotel le dará la bienvenida en el Aeropuerto, no cambiar dólares en plena calle ni pagar con tarjeta lo que puede hacerlo en efectivo para evitar que le cargue más comisiones y si lo hace no pagar más de 6 por ciento. Para asegurarse mejor, puede tener a la mano un menú de números telefónicos que lo conecten con la policía de turismo, con Promperú y con los hoteles para que no regale su dinero ante ocasionales oportunistas que pretendan venderle productos o servicios a precios inflados.
.
Como mi visitante tiene un espíritu de aventura increíble, le recomendé que se pertreche con espíritu de safari, como pasa con muchos turistas que quedan encantados cuando visitan, por ejemplo, Muyuna, nuevo destino de Pacaya-Samiria, la reserva natural más grande del Perú. Para llegar aquí hay que recordar –como a cualquier otro punto del territorio nacional- todo lo hasta aquí dicho. La realidad aconseja premunirse de vacunas contra la fiebre amarilla, un buen libro, un celular satelital, camisas manga larga, botas de jebe, cámara fotográfica o DVD, repelentes, paraguas o poncho de agua.
.
Con todo ello puede estar seguro que disfrutará muchísimo cuando esté frente a sapos del tamaño de un toro, delfines rosados musicales o gigantescas anacondas que hacen trepidar las embarcaciones, especialmente por las noches. Recorrer en balsa el Valle de los Espejos –todo el cielo y la floresta se reflejan en sus aguas- no solo es estar en un paradisiaco lugar sino detenerse en el tiempo cuando tome contacto con la comunidad nativa de los Muyuna que vive de la caza y recolección como hace miles de años.
.
Recorrer el Amazonas, alimentado con mas de 1 millón de ríos y con mas peces que el Océano Atlántico, es realmente un sueño, pero hay que saber escoger la temporada, sea verano o primavera para disfrutar al máximo. Vaya donde vaya el Perú es un país que encanta con sus cerros, sus valles, sus lagunas, sus ríos y su gente. No conozco turista que no quiera volver después de conocer las profundidades del Perú. Espero que le vaya bien. Buen viaje.