lunes, 24 de noviembre de 2014

¡¡SOMO POCOS, PERO SOMOS MACHOS!!

¡¡SOMO POCOS, PERO SOMOS MACHOS!!

JESUS JIMENEZ, presidente de CENTRUM LABAN, la nueva frontera en inversiones, negocios e información

Las comunidades indígenas tendrán en la COP 20 un Pabellón completo de 120 M2 para exponer su problemática. El punto de encuentro será en "El Pentagonito" para comienzos de diciembre de este año.

Hay un tema de auto percepción en las comunidades indígenas. Sus dirigentes se sienten excluidos del debate en el Cambio Climático. 

Creen que en esto debe incluírseles con sus derechos humanos. Y también se quejan que los hayan demonizado. 

Los empresarios son los buenos y ellos son los malos, dijo el dirigente indígena panameño Estebancio Castro Díaz. 

¡Por qué no se trata los derechos humanos? se preguntó y luego se respondió el mismo. Porque el Convenio Marco dice que sólo hay que tocar negocios. Y luego recordó que se les debería tomar en cuenta porque los indígenas tienen miles de años en sus sitios de origen y los países, tal como los conocemos ahora, 200 años. 

Sin embargo, junto con otros dirigentes, Estebancio critica que por defender el medio ambiente se haya criminalizado sus actos y recuerda que los bosques son vida para ellos. 

Citó el caso de la construcción de centrales hidroeléctricas para el 2016, pero tal como están planteadas las cosas, para ellos es la migración de miles de familias enteras, la reubicación de otras y la desintegración varios pueblos. 

No están dispuestos a ceder sus territorios si ello pone en peligro la vida de sus familias. ¡Somos pocos, pero somos machos!, dijo uno de los dirigentes en medio de las risas de los asistentes tanto locales como extranjeros. 

Una mujer saltó del asiento y criticó el machismo con que hablaba el dirigente a lo que éste respondió que en su hábitat no hay discriminación de género -la mujer en la copa del árbol y el hombre en el campo- sino integración de géneros en una misma causa.

Por eso, defienden su seguridad alimentaria y su territorialidad y su suelo. No se oponen al desarrollo, dicen, pero creen que se les debe informar lo que están haciendo alrededor de sus tierras. Piden información y respeto. 

Fuente: Diálogos con Grupos de Interés Globales – Naciones Unidas