sábado, 21 de abril de 2012

GRACIAS A DIOS POR ESTE GRAN DIA
Jesus Jimenez Laban

Hay que esperar detalles para hablar con precisión de la liberación de 36 trabajadores que fueron secuestrados en Kepashiato por SL, rehenes que fueron liberados por la acción combinada de militares y policias.

Pero es un hecho la rapidez y la seguridad con que han actuado las fuerzas del orden en la zona de emergencia, acción estratégica que debe ser reconocida así como el sacrificio de soldados y policias en defensa de las personas, de la seguridad de la población y garantia para el desarrollo de operaciones en la empresa.

Tanto en el interior del país con el Primer Ministro Oscar Dancuart como en el exterior, desde la Cumbre de las Américas con el presidente Ollanta Humala, se ha repetido que la liberacion de los rehenes , que no se ha hecho concesiones, no hubo entrega de dinero a los senderistas. Y el comunicado del Consorcio privado se refiere a lo mismo (ninguna acción ni concesión), siguiendo una política de estado de no negociar con terroristas. 

Cabe destacar la experiencia de los rehenes -que según los despachos no sufrieron agresiones pero por los dias de cautiverio presentaron cuadros de deshidratacion y malnutrición. Pero, salieron con vida. Como dijo uno de los liberados, gracias a Dios por este gran día.

Es entendible el interés de la prensa local y extranjero por conocer más detalles desde la forma exacta cómo fueron liberados, la explicación la larga travesía de los recien liberados y el número exacto de bajas, incluyendo muertos y heridos. Tras la operacion el presidente Ollanta Humala dijo una frase clave: "...hoy se ha lgorado que estos secuestradores, al verse cercados, han procedido a soltar a los 36 rehenes". 

Y en un comunicado -hecho ya publico- agrega los ministerios del Interior y Defensa "se vieron cercados yobligados a intentar una maniobra de fuga, dejando liberados a sus rehenes (ver texto) Un periodista de un respetado diario limeño le arranco a Juan Choque (40) este relato

"De un momento a otro nos despertaron por la madrugada y nos dijeron: ‘Váyanse ya’. Nos enseñaron una ruta y, luego, caminamos sin saber por dónde estábamos, hasta que nos encontraron por la mañana",
Pero en la misma medida, es una gran noticia que se posicione en el mundo un País con reflejos para proteger la seguridad, la vida, la propiedad y la libertad, cosa que seguramente muchos inversores ya tomaron nota. Hay que -como dice los gestores de riegos y crisis- capitalizar la oportunidad. Y esto debe hacerse por encima de banderías políticas. El Estado somos todos. 

La recomendación, recogiendo varias opiniones, sería sacar provecho en imagen- reputación-seguridad de este hecho que pudo ser peor, de no haber actuado como se actuó. Hay que saber alegrarse de los buenos resultados, saludar lo bueno y criticar lo malo con espíritu cnstructivo. Este antecedente debe hacer repensar la estrategias. No confiar ni en la sombra. Y, por supuesto, redoblar la vigilancia y no bajar la guardia. Dios bendiga al Perú