sábado, 24 de noviembre de 2007

COMO HACER REALIDAD EL NEGOCIO PROPIO EN ESTADOS UNIDOS

NEGOCIOS DEL FUTURO
.
Por Jesus Jimenez Laban
.
Si quisiéramos tener una idea sobre como instalar un negocio en los Estados Unidos de América (EUA), si acaso la suerte nos sonriera en aplicación práctica del Tratado de Libre Comercio (TLC), tendríamos que empezar a poner los pies en la tierra. Esto implica ser realistas en términos de posibilidades económicas, infraestructura y papeleo porque sin buen capital no se puede ir a ninguna parte ni hacer realidad el sueño de la pequeña empresa en el país del norte, un mercado 170 veces más grande y decenas de veces mas rico que Peru.
.
Inclusive, si quisiéramos abrir una oficina en nuestra propia casa, en Miami, por ejemplo, no es muy fácil porque el gobierno exige un sitio fisico para la entrega de la licencia municipal. Nada más sabio y prudente, si quisiéramos eludir a los charlatanes, que contratar a un par de profesionales que lo tienen todo claro: un abogado y un contador. Claro, alguien podría pensar en un notario pero en Estados Unidos cualquier ciudadano puede llegar a ejercer el notariado con un curso de corta duración y un pago de 80 dolares, de manera que resultaría iluso pensar que éste tiene capacidad para asesorar, formar empresas o para poner en orden los papeles. Todo esto, por supuesto, no se contrapone con el hecho de que constituir una empresa en el sistema americano es lo más simple y fácil del mundo, pues en el termino de 24 horas, el gobierno le esta devolviendo el formulario con sello de aceptacion a su negocio.
.
Si ya sabemos que para hacer bien las cosas, hay que saber rodearse de profesionales, entonces lo que viene a continuacion es la necesidad de abrir una cuenta corriente, junto con la cuenta estatal para pagar impuestos. Tan importante como aquello es el flujo de dinero que debe enviar desde el extranjero, en este caso desde Peru para financiar las operaciones de la nueva compañía peruano-americana. Y lo digo en terminos binacionales por cuanto es perfectamente posible que una empresa peruana tenga una subsidiaria en Estados Unidos, con trabajadores y ejecutivos americanos o peruanos, segun la especialidad requerida en cada caso.
.
Algunos, y están en su derecho, tal vez quisieran abrir ellos mismos un negocio en Estados Unidos y no sólo una subsidiaria, pero los problema legales se complican porque hay requisitos tales como armar un Directorio y contratar cierto número de gerentes que una empresa que recien empieza no siempre los consigue facilmente. Por ello, para comenzar -siguiendo al experto en migraciones y negocios James P. Gagel- formemos una empresa en Peru y gestionemos una subsidiaria o filial en cualquiera de los cincuenta estados de Estados Unidos.
.
Otro tema que llama la atencion son los altos impuestos que hay que pagar si estamos pensando en una subsidiaria o en nosotros mismos. A simple vista, parece alto pagar 24% de todo lo que uno gana -aunque hay diferentes escalas- , pero esto esto es deducible, por ejemplo, si la persona es casada, es viuda, compra un inmueble, adquiere una hipoteca etc. De cualquier forma -aunque dependiendo de la estructura juridica de la empresa- hay que pagar doble impuesto, o sea, a las utilidades y a la inversion. Si alguien acumula anualmente ganancias sin pasar los 55 mil dolares, pagará 15% de impuesto a la renta en tanto que si esas ganancia pasaran los 15 millones de dolares, el impuesto es de 35%. De manera pues que es perfectamente viable una una subsidiaria en la medida que el empresario tenga un buen perfil y lidere en Peru una empresa que cumple con sus obligaciones laborales, ambientales y sociales. Por ello, decir toda la verdad es ser responsable, más aun en una hora con tecnologias de informacion tan sofisticadas, que es imposible que algun negocio -tratandose de impuestos, banca, estudios- pueda sorprender e intentar cometer fraude.
.
Sin embargo, este sueño puede chocar repentinamente con la muralla de la visa, por el elevado numero de denegatorias que se registran en el Consulado. Esto, sinceramente, no debiera ser motivo de desilusion. Existen alrededor de 30 millones de personas que periódicamente quieren ingresar a Estados Unidos. Siendo así, una negativa bien puede ser la aceptacion futura. Naturalmente, no estamos hablando de la visas B1, negocios, o B2, turismo, que por su propias caracteristicas impiden hacer contratos, prestar servicios, formar un directorio, constituir una empresa, abrir una cuenta bancaria para un negocio o pagar personal. Estamos hablando de otras, como la L1, una de las mas cotizadas entre una treintena de visas, porque permite formar empresas con gente americana y gente peruana, aunque se entrega incialmente por 1 año hasta llegar de a pocos a los 7 años. Como deciamos, hay 30 categorias de visas que tienen que ver con la especialidad de los profesionales, con las habilidades de los inmigrantes en arte, deportes, educacion, asi como como programas de formacion, empleos temporales, actividades religiosas etc.
.
Ahora bien, ¿qué podemos hacer para convalidar nuestros estudios en Estados Unidos? Aquí una noticia sorprendente: con 12 años de experiencia probada, una universidad americana puede otorgar titulo profesional que puede ser reforzado con una especialidad, de manera que hay enormes posibilidades en el tema. Esto significa que cuadro años equivalente a un año académico. En profesiones como la abogacía, la situación es altamente competitiva, pero existen dos universidades que permiten hacer estudios, rendir examen y convalidar los estudios porque, a decir verdad, los abogados americanos operan con la sistematica juridica anglosajona muy distinta de la sistematica romano-germanica. Pese todo, hay enormes estudios, con mas de 4 mil abogados, que requieren de abogados latinos en materias vinculadas a bienes raices, registros publicos y garantias.
.
Vistas así las cosas, la visa es un documento que garantiza la permanencia en el corto y mediano plazo, pero no es definitiva. Lo que se busca todo hombre de negocios es una visa de ejecutivos, L1, que permita el siguiente paso, la carta de residencia, la cotizada "green card", que ciertamente esta al alcance de los familiares que son ciudadanos americanos o residentes, variando el tiempo de espera, segun su condicion de hijos, padres, abuelos, viudos, hermanos etc.
.
Queda claro que es perfectamente posible hacer negocios en territorio americano y con el tiempo tener carta de ciudadania con los mismos derechos y obligaciones que un ciudadano americano. Esto exige honestidad profesional para hacer negocios, creatividad para transformar insumos en bienes y servicios competitivos y espiritu de alianza entre americanos y peruanos que trae aparejados acceso a nuevos mercados, prestigio empresarial, dinero barato y, cómo no, consumidores con alta capacidad de compra. Habrá que ver.