sábado, 4 de agosto de 2007

LA PUBLICIDAD, ESA APASIONANTE Y TEMIBLE JUNGLA DONDE LOS TIGRES ENTRAN EN ACCION


CONSEJOS DE LA VIDA REAL
.
Por Jesús Jiménez Labán
.
La publicidad es vida
.
Una clínica “sin” pacientes. Un Restaurant “sin” comensales. Un aeropuerto “sin” pasajeros. Un banco “sin” ahorristas. Y así podemos seguir citando los casos más insólitos y siempre encontraremos el “sin”, que es algo que no tiene vida, no tiene encanto, no tiene imán, no tiene atractivo. Así sería el mundo “sin” publicidad, sin imagen sin estrategias de mercado.
La publicidad es lo que le pone el “con” a todo: a los pacientes, a los comensales, a los pasajeros, a los ahorristas. Todo recupera vida con la publicidad, de manera que quienes conocen sus hilos conductores tienen el mundo en sus manos porque es la puerta de entrada a las riquezas más insospechadas.
.
Primero la fe, luego la pasión
.
Debido a su enorme rentabilidad, el mundo está repleto de publicistas de todo tipo. Y es natural porque todos sueñan con ser ricos. De allí que tener una parte de la torta publicitaria es una competencia feroz que hay que tomarla con espíritu deportivo y no con ánimo de enfrentamiento. Y es que ingresar al mercado de la publicidad es como ingresar cada día a una jungla en la cual hay fieras de toda especie y casi siempre gana el más fuerte. Por ello, aparte de la pasión y la garra que hay que utilizar en captar clientes para publicidad, hay que abrirse paso con fe y profunda convicción de que sí se puede.
.
Negocios sin dinero propio
.
La publicidad es el negocio tipo de cómo hacer riqueza con dinero de otros. En realidad, el publicista es un agente de intermediación. Es decir, no invierte un centavo, pero su creatividad para hacer famoso a un cirujano a quien nadie conoce, convertir en el más concurrido a un museo o hacer aparecer de manera sostenida en el tiempo a un hombre de negocios para que se abra campo en otros, es realmente un virtud que debe ser reconocida con fuertes honorarios.
.
Monitereo para nuevos proyectos
.
No me cabe la menor duda que la publicidad es un trabajo de intenso seguimiento. Estar frente al televisor, da dinero. Esto es lo que hace Mario Efren Jiménez Labán para captar a sus potenciales clientes. “Con frecuencia, los programas económicos, políticos y de contenido social anuncian eventos. Lo que hacemos con mi esposa es adelantarnos a dichos eventos y coordinar estrategias publicitarias que siempre resultan exitosas”, dice.
.
Talento que hace dinero
.
En otra oportunidad, hay gente que necesita alimentar su ego. Si el personaje es un hombre talentoso, tiene la oportunidad de aparecer en televisión, radio, prensa etc. Este mismo personaje, oculto tras las ondas de televisión, aparece de pronto en una ceremonia de premiación organizado por el mismo publicista. Mery Abad Jiménez, que recorre de polo a polo la ciudad de Chiclayo, es una profesional que se gana la vida haciendo famosos a los anónimos ciudadanos que luego de pasar por sus estrategias publicitarias se han hecho ricos.
.
“La clave está en hacer un seguimiento de nuevos anunciantes, arreglar un contrato mitad/mitad (50/50) con el concesionario de un programa radial o televisivo y brindarles un ángulo nuevo para atraer a los clientes”, comenta la dinámica marketera quien confiesa que no es necesario tener un medio propio.
.
Tanto Mario como Mery saben que tras sus presentaciones, sus clientes nunca serán los mismos. Ellos hacen que sus vidas cambien para siempre en el mundo de los negocios, de la medicina y de la educación, campos en los cuales han capitalizado una tremenda experiencia.
Su secreto es proyectar primero la personalidad del profesional que contrata sus servicios. Usan para ello una revista de circulación local, “Reportajes”, con la cual lo promocionan junto con otros profesionales y esto lo hacen conocido en el medio a donde quiere llegar el cliente con sus productos o servicios.
.
La importancia de ser diferentes
.
Si alguien quisiera definir cómo hacen su trabajo Mario y Mery, podría resumir que parten de una visión, es decir, ponen al cliente en pantalla televisiva, le amplían luego la cobertura a la radio, la prensa y eventualmente internet, pero nunca cobran precios excesivos. La honestidad de sus actos, la calidad de su servicio y el precio de sus producciones, les permiten ganar dinero rápido y diario.
.
Lo que buscan estos personajes publicitarios es gente que tiene debilidad por la imagen o que nunca en su vida han aparecido en un medio de comunicación. Son eminentemente sicólogos, trabajan con la ética y tienen un sentido desarrollado de lo que es noticia, lo cual les facilita la jerarquización de las personas, los publirreportajes de sus clientes y el posicionamiento de ellos en el mercado.
.
Esto es lo que vienen haciendo Mario y Mery a lo largo de décadas. Sus ingresos nunca han decaído porque tienen una habilidad para usar indistintamente diversos medios publicitarios –desde afiches, tarjetas, trípticos hasta notas de prensa en radio, producciones en televisión y toma de imágenes en eventos especiales-. La diversificación es, quizás, su estrategia mas afilada y certera para abrirse paso en esa jungla donde solo los tigres sobreviven.