domingo, 20 de abril de 2014

LA FORMA COMO OTROS TRABAJAN EN NUESTRAS MENTES

LA FORMA COMO OTROS TRABAJAN EN NUESTRAS MENTES

JESUS JIMENEZ, presidente de CENTRUM LABAN, la nueva frontera en inversiones, negocios e información

Los intercambios comunicativos en las personas son objeto de curiosidad mundial. Y este interés va en aumento por las posibilidades de control social que representa el conocimiento de los mecanismos de comunicación. 

¿Qué hace que la gente se entienda a través de un mensaje claro?, ¿Qué hace que la gente comprenda las cosas? ¿Qué es aquello que hace que la gente cambie de conducta y hasta de manera de pensar? 

Nada es casual. Quizás resulte sorprendente o chocante, pero en la realidad hay siempre mentes que trabajan en las mentes de otras personas para que éstas hagan cosas o piensen de una u otra forma.

Esos intercambios comunicativos no sólo están en la atención enfocada de la psicología social. 

También están en todos los niveles: físico (sistema telefónico), semántico (formas de lenguaje) o sociocultural (aspectos de comunicación)

Están también muy compenetrados en el mercado. 

Claro, los medios de comunicación son como "narcóticos sociales", como los calificó duramente Laswell. Mucho aprendió el hombre de ciencia en las investigaciones a partir de la II Guerra Mundial o con Claude Shannon (teoría de la información) o Norbert Wiener (Cibernética) Y hay muchas otras en experimentación. 

Pero esto depende, en gran parte, de la forma cómo uno emita el mensaje y de cómo el receptor descifre el contenido de ese mensaje, el paquete de información que se transfiera de "A" a "B" y viceversa. 

En la vida cotidiana del mercado existen técnicas sofisticadas que analizan las necesidades de la gente para generar nuevas oportunidades de negocios. No es tan cierto que se pueden crear necesidades en el mercado. No. Lo que se crea es el deseo hacia un producto visto como "un conjunto de beneficios o satisfacciones que los consumidores perciben cuando lo compran o adquieren"

La publicidad, por ejemplo, se encarga de crear imagen de marca, recordar, informar o persuadir al público, de manera que las personas pueden consumir un producto o recibir un servicio según la intensidad de los mensajes que se autorreplican con auxilio de la psicología, la sociología, la estadística, la comunicación social, la economía y la antropología. 

Lo mismo pasa con la propaganda que abraza causas y no persigue fines de lucro, a diferencia de la publicidad. Ya existen para ello técnicas de viralización para posicionar marcas, mediante procesos de supermultiplicación de mensajes. El marketing viral o la publicidad viral, por ejemplo, suelen echar mano del "boca a oreja" mediante usos electrónicos; el efecto de "red social" por internet o la telefonía androide y otras para llegar masivamente a las personas. 

Pero en el campo de la mercadotecnia, conjunto de técnicas y metodologias para satisfacer necesidades y deseos de consumidores y clientes, abundan los ejemplos sobre cómo se puede conocer los deseos profundos en las personas y lo que puede llenar un producto o un servicio en términos físicos, psicológicos, simbólicos o de servicio o utilidad práctica. 

Y dentro de ella está, el "merchadising". No es adecuado confundir este término con un simple llavero, algo para llamar la atención. Va mucho más allá para aumentar la rentabilidad y estimular la compra en un punto de venta o facilitar la acción de compra.

Los resultados que uno espera se pueden medir con el parámetro de la evaluación. Los especialistas se guían por objetivos para medir hasta qué punto ha penetrado el mensaje, algo que se hace en la administración pública, la empresa privada, organismos defensores de libertades civiles, entre otras. 

De manera que todo está por descubrir en estos campos. Esto es sólo el comienzo...