sábado, 6 de octubre de 2012

NO SOMOS SUPERMAN


NO SOMOS SUPERMAN
JESUS JIMENEZ LABAN

¿Qué es lo que nos pasa?

¿Queremos congelar el país por presión de un grupo político que quiere liberar a un encarcelado? ¿Queremos que el país se hunda como España donde cada vez más gente se sume en la pobreza? ¿Queremos que las inversiones se vayan, que las empresas quiebren y que la gente pierda sus empleos?

¿Qué es lo que nos pasa? El país tiene fundamentos económicos. Esto es totalmente cierto y por ello mismo causa la admiración y envidia de otras plazas económicas que todavía se mantienen en llamas por la crisis internacional.

El Perú en acción

Pero, ¡¡cuidado!! Nada es eterno. Este buen momento por el que pasa el Perú -a juzgar por cifras que considero auténticas-, pero tenemos que hacer cosas para mantenernos a flote. No somos Superman.

¿No hemos visto, acaso, cómo se deteriora nuestra oferta exportable minera? O, ¿cómo nuestras exportaciones en general han caído? Lo que nos ingresa desde el exterior por nuestras exportaciones es lo que constituye la sangre del país.

Nunca atacar a la persona, sino el problema

Pero inexplicablemente queremos paralizar el país por el problema de salud de un condenado. Pero al mismo tiempo el tema plantea otra pregunta: cómo oponerse a la libertad de un hombre -sea quien sea- si hay razones humanitarias que lo asisten si es que todo ello calza dentro de la ley. No estoy en el lado de los que hacen leña del árbol caído. No estoy atacando a la persona, sino el problema.

La ley es la ley

Corríjanmne, por favor, si me equivo. Y es que no hay indulto por delitos de lesa humanidad, salvo por razones humanitarias, caso de enfermedad terminal probada.

En estricta observancia de la ley, tiene que constatarse médicamente que el interno debe tener una enfermedad terminal para mercer el indulto que es el perdón de la pena. No es el gobernante el problema, la solución debe estar en la ley. La ley es la ley.

Y el presidente Ollanta Humala -lo digo con todo respeto- no está por encima de la ley. Así es aquí y cualquier país civilizado y nutrido de democracia. 

La fuerza mediática

¿Por qué le doy importancia a este punto? Porque he visto una nube mediática tras el presidente "para que suelte prenda". Pero, ¿que se puede decir? Nadie puede hacer lo que la ley no manda. Y se predica con el ejemplo.

Vuelvo a aclarar que este no es un sentimiento "anti" sino una reflexión alejada de todo apasionamiento,que tiene como propósito entender porqué las cosas son como son.

Sin perder de vista el bosque

Ahora, por estar mirando hacia adentro en un asunto que debe ser resuelto por médicos independientes siempre dentro de la ley -según se ha dicho-, estamos descuidando la ventana de cara al mundo.

Estamos haciendo las cosas al revés. No somos Superman. Por tanto, somos igualmente vulnerables a una crisis como lo son los países vecinos en esta marejada financiera internacional.

Problemas domésticos

Claro, hay problemas domésticos que leo con frecuencia: escasez de tierra con agua para nuevas construcciones, debate de contabilidad en dólares para exportadores, endeudarse en soles o en dólares, la apreciación del sol, sobreendeudamiento de clientes financieros o problemas de traslado de la Parada.

Es la infraestructura la que da riqueza

Mientras el mundo están el problemas de crecimiento y de endeudamiento, esta es la hora de ganar tiempo. Y lo que nos va a dar riqueza es invertir en infraestructura: más puentes, carreteras, trenes, aeropuertos, puertos.

¿Para qué, entonces, estamos firmado tantos tratados de libres comercio? Para aumentar nuestro comercio internacional y no hay otra forma de trasladar los productos del interior del pais que con vías modernas, carreteras de penetración, transporte rápido multimodal (por aire, tierra, rio y mar).

¿Regionalización?

Pero, ¿qué estamos haciendo? Siguiendo el parecer de algunos funcionarios lúcidos, le hemos puesto un candado al desarrollo. ¿No hemos visto en qué se ha convertido el proceso de regionalización? En gran parte los conflictos se deben al movimiento coordinado por caciques y con influencia extraña.

Un lastre

Es una pesada cadena que impide que los pies del país caminen más rápido. Y parece que no son las instituciones sino los dirigentes el problema. Hay proyectos valiosos en infraestructura suspendidos por razones de fuerza mayor y una tendencia hacia la debilidad de asociaciones público-privadas.

Hay que dar más poderes a Proinversión, dicen funcionarios del Estado. Y no me parece mal en la medida que esta entidad articula las inversiones extranjeras con las necesidades logisticas del país.

La hora de hacer país

Este es el peor momento para enfrentarnos peruano contra peruano. Debe haber una tregua porque el Perú está primero. En esa línea debemos caminar. Pero eso supone, dejar "la reeeleccionitis" de lado o la campaña presidencial en suspenso. El país necesita de nosotros y no vamos a permitir que por actos de unos cuantos desviados, nos hundamos todos en el bote.

El desprendimiento por el bien comun

Hay que sumar y no restar, el país necesita de todos los peruanos. Miremos la foto de hace 10 años en Lima y veamos la arquitectura ahora. Es otra Lima. Lo mismo en el interior del país. Hay cambios enormes, pero no suficientes. Para eso hay que concertar a todo nivel para seguir luchando contra la pobreza. Y me parece que un buen punto de partida es el desprendimiento de la Comision de Alto Nivel que rodea al Primer Ministro Juan Jimenez para ser asesorado en circunstancias dificiles.

No jugar con fuego, sino construir

Pero si en lugar de eso, viendo lo que pasa afuera, le ponemos un fósforo a la gasolina, sería una perversidad sin nombre, sin calificativo. Construyamos todos juntos el Perú del presente y del futuro.