viernes, 9 de marzo de 2012

PERU DAY ATRAE INVERSORES DE TODO EL MUNDO

... PERO ¿EXISTEN PIEDRAS EN EL CAMINO?
Jesus Jimenez Laban

El Perú está de fiesta. Y es que difunde sus éxitos en el Peru Day, segunda versión 2012. En Nueva York el Ministro Luis Miguel Castilla acaba de dar el campanazo, el denominado opening bell, en la Bolsa de Nueva York (NYSE).

Como se sabe, el plan es atraer más inversiones y mostrar al Perú ante banqueros y financistas de todos el mundo como una plaza apetitosa para nuevas oportunidades de negocios. No creo, sinceramente, que nadie con su cinco sentidos se oponga a este propósito. 

Sin embargo, en el Perú hay tres temas que preocupan y uno que debe investigarse a fondo. Como se sabe, el sistema jurídico y la imagen del país se semejan al cuerpo humano con el rosto incluido. Si se aplica el remedio equivocado, todo el sistema reacciona y si hay remedios contraindicados, a veces, el rostro se deforma o sufre acné. Claramente, existe un decreto de urgencia 010-2012 que pone a los clubes de futbol en un procedimiento concursal de reestructuracion empresarial ante Indecopi para evitar embargos, deudas y cobranzas por sus acreedores. 

El problema, segun juristas independientes serios, es que el futbol no es "calamidad pública", "desastre" o "grave crisis económica" como exige formalmente la norma para justificar ese decreto de urgencia. Es un remedio contraindicado, pero ¿se podrá dar marcha atras? ¿O puede prosperar una acción de inconstitucionalidad del decreto, segun los mismos juristas? 

Otro decreto supremo es el que crea el voluntariado policial para contar con más efectivos en las calles para seguridad de la población y que está siendo cuestionado (por razones de forma) porque una Ley Orgánica, como la rige a la policía, sólo se modifica por una ley y no por una norma de inferior categoría. La verdad que hay dos articulos constitucionales 168 (la policía se rige por su propia Ley Orgánica) y 51 (Constitucion prevalece sobre cualquier otra norma) que reafirman lo antes dicho. 

¿Se puede dejar que el Congreso haga lo que le compete? ¿Se puede aplicar el remedio correcto? Sea como fuere, ¿se justifica una interpelación?    

Y, como si esto fuera poco, la prensa divulga el uso no autorizado de fondos en planillas en lugar de combatir la malnutricion de la niñez. Se pone, como prueba de estos presuntos malos manejos, a la máxima autoridad del gobierno regional de Cajamarca. El escándalo crece cuando arroja evidencias de que de deja de ayudar a los niños para asegurar propositos partidarios, politicos, ideológicos.  

Se necesita ahí, como dirían los galenos, un antibiótico no regional sino que comprometa todo el cuerpo, por cuanto no sabemos cómo se está manejando los presupuestos en el resto de la República.  Sería interesante saber las cifras que maneja la acción de control por la Contraloría. 

Y un cuarto tema -siguiendo la coyuntura- es el incendio en Lima de valioso material educativo y herramientas de acompañamiento pedagógico más computadoras que estaban reservados a los niños más pobres, algo que pasa después de los escándalos de editoriales y mensaje pro subversivos en los libros (cosa reconocida por la editorial). ¿Existe algo más allá del incendio?. Que sea la autoridad la que investigue, la acuse y la que se sentencie, pero este es un asunto reprobable y nauseabundo. 

En cuanto al ya cancelado programa de gestores de desarrollo local, que ha levantado polvoreda en el Congreso, se requerie más información. Cualquier gestor de riesgo y crisis recomiendaría no ocultar información ni dar la espaldas a la prensa porque eso da pie a que aparezcan telenovelas alejadas de la realidad. Que no domine lo que interpreta la gente sino lo que ocurrió realmente. No debe esperar un segundo una comunicación transversal que abarque el público interno y el público externo para tener las cosas claras.

Vistas así las cosas, como un panorma conjunto, sería condenable que alguien esté moviendo los hilos o que hubiera titireteros que de espaldas a lo que le conviene al Perú, piensan en ellos ellos primero en lugar de los intereses del pais. Qué casualidad que cuando la comunidades de inversionistas se reune con autoridades peruanas, se presenten este tipo de cosas. 

Es precisamente lo que no se quiere vender del país; que no se cuida o no hay control sobre los recursos públicos; que el ordenamiento jurídico se puede manejar al antojo de algún improvisado o que la corrupción campea en todos los niveles de la vida nacional o cortinas de humo. ¿Esa es la carta de presentación que buscan los mediáticos en un momento en que el Perú proyecta en el exterior su mejor imagen? 

¡Reflexionemos un poco, hombre! El Perú está prmero.