miércoles, 27 de octubre de 2010

¿QUIEN ERA NESTOR KIRCHNER?


¿QUIEN ERA NESTOR KIRCHNER?

JESUS JIMENEZ LABAN

Víctima de un paro cardiorrespiratorio con muerte súbita, - en la villa turística El Calafate, su tierra natal al sur de Argentina, falleció el 27 de Octubre de 2010 el ex presidente argentino Nestor Kirchner (60), quien gobernó el país del Plata desde el año 2003 hasta el 2007.

Abogado y político dueño de una impetuosidad e impulsividad como rasgos de su carácter, fue ácido crítico y confrontacional con sus opositores. Pese a ello supo ganarse los corazones de millones de argentinos –que expresaron su luto y dolor en una cadena neutral de noticias- que lo veían como el líder político más importante desde la época de Juan Domingo Perón.

Para los analistas, el ex mandatario Kirchner nunca estuvo quieto, incluso después de que su esposa Cristina asumiera como su sucesora la más alta magistratura de Argentina. Fue Secretario General de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) cargo en el cual desempeño un papel clave en el conflicto diplomático entre Colombia y Venezuela y era Jefe del gobernante Partido Justicialista (peronista). Se comentaba con insistencia antes de su muerte que seguía dirigiendo operaciones políticas para su candidatura presidencial en el 2011.

Le gente lo recuerda como el hombre que retiró los cuadros de los generales colgados en los muros de la Casa Rosada, acusados por violaciones de derechos humanos. Del mismo modo, como el primer presidente que hizo ingresar a Palacio a la Madres de la Plaza de Mayo, una asociación civil formada durante el gobierno militar con el fin de recuperar con vida a los detenidos desaparecidos.

Como se recordará, Raul Alfonsín, a comienzos de la década de los años 80, fue el primer presidente constitucional –tras un largo eclipse democrático- en abrir procesos contra los responsables de crímenes de lesa humanidad perpetrados por la Triple A (grupo parapolicial) y el Proceso de Reconstrucción Nacional (la dictadura de Massera, Videla y Agosti)) algunos de los cuales están pendientes de sentencias que deben emitir los tribunales en los próximos meses, según reportes últimos. En actitud opuesta, dicen las mismas fuentes, el ex presidente Carlos Saul Menen otorgo durante su gobierno amnistía a un puñado de militares que Kirchner anuló, vale decir, las leyes de obediencia debida y punto final Los derechos humanos son un tema muy sensible en la sociedad argentina, especialmente entre los familiares de las víctimas.

En medio de la enorme crisis económica que sufría efecto de default y crisis cambiaria y una división sin precedentes del partido justicialista, la figura política de Kirchner nació de las cenizas mostrándose como socialdemócrata con el slogan “Primero, Argentina” y “Un país en serio” poniendo énfasis en el trabajo, la educación, salud, justicia y equidad. Después de la renuncia a la candidatura de Carlos Menen –contendor de mismo partido justicialista, Kirchner llega al poder luego de un adelanto de elecciones tras suceder a Eduardo Duhalde que debía completar el inconcluso mandato de Fernando de la Rúa. Se recuerda ahora cuando Kirchner canceló por anticipado toda la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) –a la que consideraba en situación tirante una de sus bestias negras en política económica- por 9.500 millones de dólares.

Con alianzas estratégicas en el Congreso, Kirchner sacó al país de la cesación de pagos más grande de su historia. Asimismo, dio impulso a las exportaciones y canjeó la deuda soberna –los llamados “bonos basura” por bonos indexados a la inflación.

Otto Reich, ex Subsecretario de Estado, comentó que con el gobierno de Kirchner se asentó un gobierno de izquierda en el poder y se produjo un acercamiento con el presidente de Venezuela Hugo Chávez, pero supo capitalizar el despegue económico que se dio durante su gobierno, que fue en realidad el resultado del esfuerzo de sus predecesores –Menen y Duhalde. Pese a todo, la gente recuerda un buen manejo económico de la situación que le valió un enorme respaldo popular a la presidenta actual Cristina de Kirchner, según los analistas.

Académicos y economistas recuerdan que hasta antes de la caída del socialismo en Rusia, se hablaba en son de broma que el mundo tenía sólo cuatro tipos de economía: la del capitalismo americano, la del socialismo soviético, el capitalismo japonés y la economía argentina que por su características atípicas hacen difícil entenderla como país porque –pese a sus inmensos recursos naturales y recursos humanos- no ha logrado remontar su crisis económica.

Sea como fuere, lo que es real es que Argentina se encuentra ahora en dificultades económicas, muestra un país totalmente dividido alrededor de la figura kirchneriana –los pro y los anti- y un gobierno enfrentado con la prensa, especialmente contra los diarios más poderosos como La Nación y El Clarín.

Miguel Insulza, Secretario General de la OEA, dice que el ex mandatario era reacio a la prensa pero siempre iba al grano en la pregunta. Junto con la OEA se pronunciaron destacando su visión UNASUR, el Banco el Parlamento Andino, seguido por mandatarios, diplomáticos y políticos del continente y del mundo.

La ofensiva de Kirchner contra la prensa –que se da desde que el ex presidente pierde las elecciones en Santa Cruz –donde fue gobernador- y la mayoría en las elecciones legislativas- se presentó en tres niveles. De un lado, acusó a los dueños de la empresa de “Papel Prensa”, parte de la Nación y de Clarín, de “apropiación ilícita” en un intento por vincular a los diarios con la dictadura. De otro, en otro proceso judicial trató de hacer recuperar protagonismo al Estado como parte del accionariado de la referida empresa. Y ahora último –por una iniciativa legislativa que aun no entra en debate en la Cámara de Diputados- pretende declarar de “interés público” la producción, comercialización y distribución del papel para periódicos. Por el momento, en tanto no se conozca el desenlace, la Sociedad Interamericana de Prensa ha remarcado desde Miami su honda preocupación.