domingo, 17 de mayo de 2009

LOS NIÑOS


EL OTRO RETO

Jesús Jiménez Labán (*)
.
El Perú –qué duda cabe- es un país de emprendedores, reconocido por el mundo occidental. Para nadie es un secreto que el futuro del Perú se vislumbra -en la prospectiva más realista- en la consolidación y difusión de la micro y la pequeña empresa.
Por consiguiente, es obvio que la necesidad urgente es familiarizar a los niños con los conceptos fundamentales de la empresa desde la escuela más capitalina hasta las más remotas de nuestras fronteras. Hay que empoderar a los niños, vale decir, desarrollar sus capacidades y habilidades, y estimular su curiosidad.
.
Es necesario incentivarlos con concursos, con premios por su aventura intelectual y desarrollarlos emocionalmente para que –cuando sean grandes- se levanten con éxito después de una caída en la vida. Forjar en ellos un blindaje para enfrentar un trabajo duro y rápido acorde con las exigencias del mundo moderno respecto a velocidad, integración y solidaridad. No debemos bajar la guardia en esto.
.
Al fomento del conocimiento y la práctica de las humanidades, el arte, la ciencia y la técnica, no se contrapone incluir conceptos tales como mercado, ahorro, inversión, utilidades, respeto al consumidor, así como transparencia, trato justo y lealtad, en un lenguaje apropiado a la edad, condición y desarrollo intelectual de los menores.
.
No cabe duda, la primera escuela es lo que aprende el niño en el hogar. La escuela es el complemento del hogar y no a la inversa. Esta idea involucra a los tres componentes: padres de familia, docentes y alumnos.
.
Dotar de ideas viables al educando para que las ponga en práctica al servicio de la sociedad, es una tarea noble. Eje fundamental de esta visión es reivindicar para la educación el concepto clásico que supone el culto grecorromano o renacentista del bien, la verdad y la belleza.
Una asociación público-privada con participación de la comunidad puede ayudar enormemente en este empeño.
.
De los esfuerzos que haga el Estado en combinación con los de la iniciativa privada en nutrición, superación de la brecha digital y acceso a los microcréditos para las familias que menos tienen, dependerá el futuro de nuestros niños.
.
Me parece bien que se aplique la política educativa –un alumno/una computadora- pero es importante el desarrollo de software con contenidos educativos. He visto en otros países que se entienden perfectamente bien la academia, el estado y la empresa para desarrollar las capacidades y las habilidades de los niños.
.
¿Por qué no puede ocurrir lo mismo en el Perú? Podemos promover concursos entre los mejores estudiantes de las universidades de ingeniería, sistemas, electrónica y otras especialidades para hacer, por ejemplo, software con animaciones, muñecos, películas animadas con las ventajas de las tecnologías de la tercera generación (3D).
.
El tema es capacitar a los niños de primaria con sentido empresarial y a los de secundaria con incubadoras empresariales, de tal manera que puedan simular el manejo de su pequeña empresa en formato virtual. La empresa privada podría, en aplicación de su responsabilidad social, promover centros de innovación para estimular la creatividad y la investigación científico tecnológica de los jóvenes. Tenemos un potencial enorme en las redes de cómputo. Hay cerca de seis millones de cabinas públicas que podría convertirse en aulas virtuales como complemento a los esfuerzos iniciales emprendidos por el sector Educación.
.
Sabido es que parte de estas innovaciones se llevan a cabo bajo experiencias piloto en los colegios privados, pero es necesario democratizar las tecnologías aplicadas a la enseñanza dentro de la educación pública, algo que supone también la capacitación de los padres de familia para que estén a tono con los nuevos tiempos, teniendo en cuenta las culturas campesinas o nativas y educación empresarial en su propio idioma o lengua, ya sea ésta, quechua, aymara y otras.
.
Todo se reduce a una conexión de la sociedad del conocimiento, la capacitación a través de redes y la productividad (te conecto, te capacito y te vuelvo productivo). De esta manera, promoveremos en las nuevas generaciones aquello de “aprender, aprender, aprender”, “comercializar lo aprendido” y “velocidad”. Hay dejarse atraer por el futuro.
.
Sólo entonces, podemos sentirnos orgullosos de convertir al Perú en el nuevo jaguar latinoamericano, pero esta vez con un blindaje sostenido en el tiempo para los niños del Perú.
.
(*) Presidente de CENTRUM LABAN