lunes, 10 de noviembre de 2008

¿EL ESTADO DE VUELTA?


Jesús Jiménez Laban
.
Las administradoras de fondos de pensiones se inventaron con la idea y esperanza de que el futuro pensionista reciba una pensión decente. Para eso se creó una cuenta individual que va creciendo según las aportaciones mensuales. En suma, es un depósito bancario, pero que rinde más que libreta de ahorros común porque el dinero del aportante se invierte en bonos, títulos y depósitos bancarios dentro y fuera del país.
.
Ahora bien, si la cuenta le rinde al afiliado casi igual que un ahorro normal, ¿no será mejor tener el dinero bajo el colchón y sin riesgo? Es una pregunta peligrosa que se hacen millones de argentinos para una difícil respuesta.
Como se sabe, Argentina ha anunciado un proyecto que elimina la jubilación privada, iniciativa de la presidenta Fernández de Kirchner que ha puesto de cabeza a todo país, incluyendo la caída aparatosa Merval y el riesgo país. ¿Qué argumenta la presidenta para tomar esta medida? La señora Kirchner sostiene que debido a la crisis financiera internacional, las inversiones que las AFP hacen en bolsa no son rentables, amenazan la pensión mínima y ponen en peligro el futuro de 10 millones de jubilados.
.
Esto es lo que los dirigentes de gremios empresariales han calificado como un saqueo porque el gobierno se quiere apropiar de las pensiones privadas. Puede hablarse de todo un poco. “Que no hay espaldas anchas para resistir crisis internacional”. “Este un proyecto para pagar deuda externa o cubrir déficit publico por peligro de default el próximo año”
.
Pero Argentina no está sola en esto. Con ella están Perú, Nicaragua, Bolivia, Colombia, Venezuela, Uruguay y otros países de la región que ven con preocupacion la rentabilidad de los fondos de pensiones en medio de crisis financiera y crediticia de tamaño descomunal en el mundo.
Entonces, la gente se acuerda que prefirió el sistema de jubilaciones privadas porque quería ganar en la vejez más que el sistema estatal y ahora el sueño parece que se evapora, a no ser que se tomen medidas inteligentes como no poner los huevos en una misma canasta, ser selectivo en las carteras e invertir en infraestructura o bonos del tesoro.
.
Pese a todo, la gente se pregunta cosas como éstas: ¿quiénes serán los más afectados? ¿Dónde va a invertir el dinero? ¿De dónde salen las comisiones por administrar el sistema, del fondo total o de las utilidades? La defensa de las AFPs es que Peru no es Argentina, pero aquí se han hecho humo cerca de 3.000 millones de dólares, como todo el mundo sabe.
.
Parece que los jóvenes, entendiendo que este es negocio de largo plazo, no van sentir mayormente el impacto, pero los adultos arriba de 50 años pueden sufrir algunos estragos. Si hay riesgo en bolsa y en los circuitos financieros externos, lo mejor es invertir en proyectos de inversión y desarrollo que no hay en Perú. Respecto de las comisiones, parece que también habrá reforma, pero se prefiere guardar silencio o perfil bajo.
.
En Perú la rentabilidad aun está en azul, pero ha habido pérdidas –como se dijo en la Comisión de Seguridad Social del Congreso- en las cuentas de capitalización individual. Los fondos de jubilación privados han perdido más en la Bolsa de Lima que en los mercados exteriores. Los inversionistas institucionales, que son las AFP, los bancos y las mineras invierten preferentemente en minería. Se requiere fortalecer el mercado de capitales, generar más opciones financieras y crear nuevas avenidas para invertir en proyectos de inversión y desarrollo
En Estados Unidos el gobierno estatizo algunos bancos, pero el golpe fue contra los accionistas para proteger a los ahorristas. Esto es lo que no se dice. Aquí, en el caso argentino, parece ser que los fondos “hacen agua”, nadie justifica una apropiación de los ahorros del público, pero lo que se quiere evitar, aun cuando las consecuencias podrían ser peores, es que los pensionistas no se queden sin pensión decente.