viernes, 6 de abril de 2012

¡NUNCA MAS! NO SE PUEDE ASESINAR LA DEMOCRACIA PARA SALVARLA

 NO SE PUEDE ASESINAR LA DEMOCRACIA PARA SALVARLA

Jesus Jimenez Laban

Aun cuando ya pasó el 5 de Abril cuando de cumplieron 20 años del autogolpe perpetrado por el ex presidente Alberto Fujimori, no podría pasar por alto esta página negra en la historia de la Democracia.  Aquel domingo del 5 de Abril de 1992, el país enmudeció cuando el propio presidente anunció la disolución del Congreso, la intervención del Poder Judicial y la decapitación del Tribunal de Garantías Constitucionales y la destitución de vocales del Consejo Nacional de la Magistratura y funcionarios de la Contraloría. 

Se ha escrito mucho que para llegar a ese extremo los políticos de oposición le hicieron la vida imposible a Fujimori en el Congreso.  Y que sus opositores tramaban la vacancia presidencial por incapacidad moral.  Y escuché hace poco que el autogolpe fue un pretexto para tapar el escándalo de la ropa donada por Japón. 

Nada justificaba tremendo agravio a la institucionalidad democrática con tanques en el Congreso y en el Palacio de Justicia, los presidentes de ambas cámaras legislativas, Felipe Osterling y Roberto Ramirez del Villar con detención domiciliaria y políticos de oposición en la clandestinidad en unos casos y el Base  Naval en otros.  

Y pocos recuerdan ya los medios visitados por  uniformados para "asegurar" la transmisión fiel del mensaje presidencial sobre el "Gobierno de Emergencia y Reconstrucción Nacional".   Incluso, juramentó como nuevo Presidente Carlos Garcia mientras se esperaba el regreso desde Estados Unidos de Máximo San Roman (Asistieron 38 de los 60 senadores y más de la mitad de los 180 diputados) 

He vuelto a leer los pronunciamientos de países, organismos internacionales y diarios de todo el mundo.  "Fujimori se adueño del Perú (Tercera de Chile); Fujimori se atribuyó la totalidad del poder (La Nacion) "Condenan golpe, suspensión de garantías y censura de prensa" (Washington Post y Miami Herald)  "Peru clausura Congreso peruano, corriendo peligro de aislamiento y profundizacion de caos social" (The Wall Street Journal) "Peru suspende la democracia y advierte en editorial sobre consecuencias (New York Times) 

¡Fue una locura!  

Que este antecedente del 5 de Abril de 1992 nos recuerde siempre, como se dijo entonces, no se puede asesinar la democracia para salvarla.  ¿Quienes son los más perjudicados?  Son los ciudadanos que increiblemente -según las encuestas- apoyaronn la reforma del Poder Judicial (82%) y la disolución del Congreso (71%) mientras algunos funcionarios de los poderes guardaron silencio cómplice (la historia ya los señala).   

He dejado de lado las bolas, chismes limeños, especulaciones y predicciones de ese momento.  De manera que nada de lo que no haya ocurrido en los hechos quisiera agregar por mi cuenta.  Me remito a los hechos -sin apasionamiento ni fijaciones- no solo cuando se deslegitima el poder al decapitar a los contrapoderes (Legislativo y Judicial) sino cuando hubo peligro de aislamiento de un país golpeado por pobreza estructural, riesgo de hiperinflación y de caída en deffault (Deuda Externa) y ahuyentamiento de las inversiones extranjeras.  

No, no se puede pasar por alto esta fecha.  Esto no se debe repetir nunca mas!  Tener presente siempre que el Perú no es una isla, forma parte del sistema jurídico mundial y no cabe experimentos con la democracia.