lunes, 8 de noviembre de 2010

TODOS VUELVEN


SALVATAJE DE PERSONAS, DE FAMILIAS Y DE EMPRESAS (2)
JESUS JIMENEZ LABAN

El sueño de una Ley de Inmigración aprobada por el Capitolio es un anhelo vivo que se mantiene entre millones de hispanos en los Estados Unidos.  Aunque hay quienes creen que la nueva conformación de las Cámaras hará más difícil tocar el tema migratorio, hay otros que se entusiasman con la llegada al Congreso estadounidense de varios demócratas y republicanos con voto de hispanos, lo cual en su opinión es un anticipo de su poder en las elecciones de 2012, una prueba de fuego.

La decisión SB 1070 y otras iniciativas como la restricción de carta fianza y negación de nacionalidad a los hijos de los inmigrantes, generan preocupaciones en todos.  Por eso, una vez terminadas las tensiones y preocupaciones de las elecciones de medio término, parece un hecho que autoridades la Casa Blanca se reunirán en las próximas semanas con representantes del Congreso del Perú para constatar in situ la problemática migratoria.

Entretanto, lo que quedó claro en la reciente presentación de la Defensora del Pueblo, Beatriz Merino ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso peruano es que no existe una política migratoria en el Perú sino un conjunto de parches sectoriales que hace muy difícil –si no imposible- proteger los derechos de los peruanos en el exterior.  

Las cifras de desempleo, la situación de incertidumbre en materia migratoria y el anhelo de unidad familiar, juegan como factores decisivos para pensar en aquello de "Todos vuelven".  

Siendo así,  si el inmigrante tiene los papeles en orden, puede pensar y hacerse estas preguntas para volver a la casa que abandonó en su país de nacimiento.  ¿Cómo convalido los estudios de mis hijos?  ¿Por cuánto es el impuesto que tengo que pagar para transportar mis cosas de regreso al país?   ¿Dónde puedo encontrar trabajo en mi propio país?   ¿Que me puede pasar después si aquí donde radico soy ilegal?  ¿Que consecuencias me traerá mi actual situación de indocumentado en mi propio país?   Preguntas que, muchas veces, no tienen respuesta.

El Congreso del Perú ha recibido desde mediados de año a defensores de los inmigrantes para tratar estos temas y buscar una salida o escape al problema.  Como resultado, varios congresistas de diferentes bancadas han presentado cuatro (4) proyectos de ley, cuyos contenidos en su redacción son muy similares. (Proyectos de Ley de Incentivos Migratorios 02414/02450/03506/03681)
 
En síntesis, el texto legal propuesto apunta a exonerar de impuestos a todas las personas que decidan volver a su país de origen con sus enseres, menaje y autos –en el caso de personas naturales-, y de equipos, dispositivos, maquinarias y bienes de capital –en el caso de empresarios y profesionales-, además de librar de cargas tributarias (IR) –por lo menos en los primeros dos ejercicios fiscales- a quienes instalen sus negocios con “know how” del país de donde proceden.  Los montos mínimos y máximos en el tema de los bienes van entre US$ 80.000 y US$ 150.000.  Contempla uno de ellos la compra de casas o departamentos exonerados de todo tributo para los jubilados.

Pero ninguno de los proyectos habla de los inmigrantes que quieren volver por su propia voluntad, aunque están entrampados en situación de ilegales.  La pregunta que se hacen es cómo hacer para no retornar al Perú con antecedentes criminales.  Funcionarios de la Cancillería dejan abierta la posibilidad de que Perú pueda firmar acuerdos –como lo ha hecho México- con las autoridades de otro país.  Esto es para los que quieren volver por su propia voluntad antes que los deportes, según los debates de este año en el Congreso.
  
Asimismo, en el texto en referencia se dan facilidades a los estudiantes para que hagan valer en colegios y universidades del Perú  los estudios que cursaron en el país donde estuvieron viviendo hasta antes de la mudanza.   Y, por último, deja abierta la posibilidad de ocupar un cargo público, siempre y cuando el inmigrante demuestre solvencia profesional vía maestrías y doctorados.

Todo esto, vale repetirlo por la seriedad del caso y apego a la verdad, es sólo un conjunto de proyectos por debatir en el Congreso, lo cual no significa que tenga que aprobarse todo o sólo una parte.   Depende de cómo se muevan los defensores de los PERUANOS EN EL EXTERIOR. 

A los peruanos que han decidido quedarse en el exterior, le expreso mis respetos por su fuerza, energía y valor.      Dios es –quién más- la fortaleza que nos vuelve resistentes al sufrimiento, la energía que nos levanta de las cenizas y el valor para dar testimonio de vida dejando una huella de amor, de verdad y de un futuro mejor a nuestros hijos.    Pase lo que pase, encomendemos al Creador nuestro trabajo, nuestra salud y nuestra felicidad siempre en familia, aun en la distancia…